Gabriel Noriega encajó en la manada

Gabriel Noriega se adapta de buena manera a la cueva
Foto: Henry Delgado (Prensa Leones)

Gabriel Noriega estuvo en el último grupo de peloteros que tomó práctica de bateo por Leones del Caracas previo al juego contra Navegantes del Magallanes, el sábado, en Valencia. Alineaba como noveno bate y tercera base en su regreso al Estadio José Bernardo Pérez, luego de haber tenido la mejor temporada de su carrera en el curso 2021-2022, con la Carabela. Pero amenaza con superar esa cosecha en el actual curso, en el otro costado de la máxima rivalidad de la pelota rentada local.

Al finalizar la tercera semana del campeonato, Noriega es segundo en el departamento de jonrones del circuito. Esa fuerza ya no resulta tan inusitada en el infielder de 32 años de edad. En las últimas dos campañas acumula la misma cantidad de vuelacercas (7) que los conectados en sus nueve zafras anteriores en la LVBP. Para el monaguense, la clave ha estado en curtirse.

«En este momento le estoy tirando más duro a la pelota, por eso salen más líneas y jonrones. La madurez me ha ayudado, cuando era joven no tenía tanto cuerpo como tengo ahora», explicó a Sello Deportivo. «En los años anteriores no hacía swings para dar jonrones».

Antes del certamen pasado, el único torneo multivuelacercas que había tenido en Venezuela fue en el 2014-2015, y fueron solo dos cuadrangulares, con los Cardenales de Lara, su primera organización en el país. De allí pasó a Bravos de Margarita, luego a Tigres de Aragua y por último con los nautas, antes de su llegada a la manada. Al oriental solo le resta probarse el uniforme de los Tiburones de La Guaira, porque ha sido refuerzo de Águilas del Zulia (2014-2015) y Caribes de Anzoátegui (2015-2016) en postemporadas.

Siempre hacia la banda contraria

Gabriel Noriega es un bateador derecho caracterizado por repartir el grueso de sus imparables entre las praderas central y derecha. Sus conexiones hacia estas zonas del terreno fueron la norma en 2017 (62 %), 2018 (66 %), 2019 (72 %), 2020 (65 %) y 2021 (73 %). Aunque para el presente certamen hubo un cambio en la tendencia durante los primeros cotejos, donde halaba mucho la pelota hacia la izquierda, algo muy poco frecuente en su trayectoria.

«En los primeros juegos estaba abriendo un poquito el hombro, ahora lo tengo más cerrado cuando viene el pitcheo y así puedo conectar mejor la bola hacia los dos lados», glosó.

El nativo de Maturín nunca ha sido un paleador que vea muchos envíos antes de hacer swings. Luego de 11 desafíos en la 2022-2023 y 40 turnos, solo ha tomado un boleto y fue justo en el undécimo partido, el domingo contra Tiburones de La Guaira.

«Toda mi carrera he sido así. Algunas veces agarro boletos, pero siempre he sido un bateador de swings intentando hacer contacto con la pelota», admitió el jugador de cuadro, que tuvo su mayor cantidad de pasaportes negociados en la zafra pasada con 12, desde la 2013-14 cuando caminó 15 veces. «Siempre he sido agresivo en mis turnos».

Desde la cueva también hay una idea muy bien formada por lo realizado en estos primeros septenios por Noriega.

«El bateador mientras más juega y ve lanzamientos mejora su bateo. Noriega ha puesto mucho la bola en juego durante las última temporadas, ha creado una buena zona de strikes», opinó Ramón Castro, coach de bateo de la divisa capitalina. «Cuando juegas a diario muchas cosas buenas pueden pasar y él lo está haciendo».

La adaptación al campo de Gabriel Noriega

El infielder ha actuado en estas primeras de cambio como antesalista regular del club melenudo. Aunque su posición natural es la de campocorto, entiende que la presencia del grandeliga Lenyn Sosa es un lujo que muy pocos equipos pudieron disfrutar desde el Día Inaugural.

«Es tremendo pelotero, lo conocí acá y es fenomenal, tiene demasiado futuro», mencionó Noriega sobre Sosa, uno de los 25 graduados como ligamayoristas en 2022. «Que siga trabajando para mantenerse en el mejor beisbol, que es el de las Grandes Ligas».



El experimentado monaguense ha tenido que adaptarse en otras posiciones del cuadro anterior durante su trayectoria en el país. Como camarero y tercera base ha tenido que distribuir su actividad al campo, cuando no ha ocupado las paradas cortas.

«El campocorto es una de las partes más importantes de todo el campo. Allí hay que estar pendiente de todo el infield», explicó. «En tercera se hace menos, pero hay que estar pendiente de los corredores rápidos si pueden tocar la bola, pero en la antesala es un poco más fácil porque solo hay que estar atento para parar la pelota».

¿Sorprendido?

Gabriel Noriega llegó a Leones desde Magallanes en febrero, poco después de haber sido campeón con la divisa del Cabriales en su mejor campaña con el madero. Junto a él arribó Juan Infante a cambio de Romer Cuadrado y Antonio Piñero.

«Esos ajustes que hemos hecho trayendo peloteros que puedan ayudar al equipo como lo han hecho Noriega e Infante ha creado un gran conjunto y hacen que las cosas sean más fáciles para uno, porque tienen experiencia en la liga», comentó el instructor Castro.

Para Noriega, por su parte, que se haya dado el movimiento de una forma tan abrupta luego del éxito recién logrado, no fue tan sencillo de asimilar, pero entiende de qué trata esto.

«Sí. me sorprendió un poco. En realidad creo que todos los cambios sorprenden, pero esto es un negocio. Ahora estoy acá para hacer el trabajo y darles ese campeonato», aseguró.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Share this Article