Yulimar Rojas se graduó de leyenda en Budapest

Rowerth Goncalves
Rowerth Goncalves
4.9
(11)

Yulimar Rojas sintió, quizás, su momento más tenso como atleta en el mundial de atletismo de Budapest. El resultado fue el esperado, un nuevo campeonato mundial, el cuarto al aire libre y séptimo en general, pero este costó más que nunca y sirvió para demostrar que La Reina puede ganar bajo presión.

Con todas las luces sobre ella, Rojas llegó como la principal candidata para ganar nuevamente la prueba del salto triple. En la temporada solo Yulimar había pasado los 15 metros y eso le daba un gran hándicap para llevarse el título. Comenzó la contienda y la criolla tuvo un intento nulo, ahí todavía estaba la tranquilidad en el ambiente.

Es recurrente que la venezolana tenga al menos un par de intentos nulos durante su ejecución, pero siempre tiene un primer o segundo salto que define la competencia. Tras esto, la ucraniana Maryna Bekh-Romanchuk logró su mejor marca de la temporada al saltar 15 metros para situarse líder, eso encendió una alarma en el Team Rojas.

En su segundo intento consiguió un 14.33 y eso le dio el pase a los 3 saltos restantes. Pasó en el último puesto y luego llegaron dos intentos nulos. En ese momento Venezuela se paralizó y todos comenzaron a sudar, perder el campeonato mundial no estaba en el libreto de nadie.

Yulimar Rojas en el “clutch”

El último intento llegó, Yulimar con una cara de preocupación nunca antes vista en el ámbito deportivo, cuando entró en el carril comenzó su ritual, hablaba consigo misma para poder darse ánimo (no es fácil llevar el peso de un país encima); dio inicio a su carrera, llegó a la tabla, uno, dos, tres y… ¡15.08m!  Lo logró, La Reina lo hizo de nuevo.

Como un lanzamiento de último segundo de Michael Jordan, una remontada épica de Usain Bolt o un último salto de Yelena Isinbayeba, así Rojas se graduó de leyenda, porque solo las leyendas tienen la frialdad de terminar su faena de esa forma luego de un camino tortuoso.

Atrás quedaron los intentos nulos y el sudor frío de un país. Un grito se escuchó, el mismo salía de alguna ventana y nuevamente Yulimar Rojas era campeona mundial, cuatro títulos al hilo al aire libre, algo cuasi imposible en cualquier deporte.

Pero esto también es un llamado de atención para Rojas, que este año perdió en una prueba de salto largo. Ella está por encima del resto en este momento, pero el trabajo debe seguir y no parar nunca. Yuli es el ejemplo de que las metas se pueden lograr y también que aunque las cosas no estén con todo en todo momento, tienes el chance de saltar a la gloria y convertirte en leyenda.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 4.9 / 5. Recuento de votos: 11

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Share This Article