Arráez y tres puntos que ya hacen memorable su temporada

Andres Espinoza
Andres Espinoza
Getty Images
0
(0)

En el béisbol moderno, es difícil digerir el hecho de que un pelotero esté buscando romper una sequía en el departamento de promedio de bateo. No en jonrones, empujadas u OPS, sino en promedio de bateo. En tiempos en los que los toleteros capaces de conectar muchos sencillos son cada vez menos y menos valorados, Luis Arráez está dando un golpe sobre la mesa para cambiar esa narrativa. Cualquier conexión que pueda llevarte a salvo a alguna de las almohadillas es importante y más cuando las sacudes con la frecuencia con que lo hace el camarero de los Marlins de Miami.

Pero más allá de la posibilidad de que el venezolano se convierta en el primer paleador en finalizar una campaña de las Grandes Ligas con un promedio de .400 o más desde que lo hiciera Ted Williams en 1941, lo que ha conseguido Arráez hasta la fecha ya de por sí es digno de destacar. Un ejemplo claro de la magnitud de su contienda se pudo apreciar el lunes, cuando el nativo de San Felipe se volvió a montar sobre .400 con 73 encuentros por jugar en el calendario de los peces. Solo un bateador desde el 2000 ha tenido un average semejante más tarde en una temporada que el segunda base en 2023 y se trata de Nomar Garciaparra con los Medias Rojas de Boston en ese año 2000.

Asimismo, al subirse al potro de los .400 el lunes por la noche, Arráez igualó al inmortal Chipper Jones, quien justo se bajó de esa marca – y nunca regresó por encima de ella – en el juego 74 de su contienda de 2008 con los Bravos de Atlanta. Desde aquella histórica campaña de Williams en 1941, solo cuatro toleteros han presionado en la carrera durante un tiempo más prolongado que el All-Star hasta ahora: Garciaparra (91 juegos, 8 de julio de 2000), Larry Walker (96 duelos, 17 de julio de 1997), John Olerud (107 choques, 31 de julio de 1993) y George Brett (134 cotejos, 31 de agosto de 1980).

Batear .400 tiene más valor en 2023

El portal Fangraphs utiliza las métricas «plus» para comparar los escenarios de la liga en múltiples estadísticas e intentar encontrar un terreno neutral. Así que tomando en cuenta que el promedio del circuito es bajo, en estándares históricos, durante la zafra 2023, el ritmo que lleva Arráez en la actualidad es todavía más impresionante.

Su 160 de AVG+ – lo que lo ubica como 60% superior al promedio de la liga – sería el mejor en una temporada calificada para un bateador en las mayores, no solo desde 1941, sino también en la era de la Serie Mundial (1903). En pocas palabras, existe la posibilidad de que Arráez pueda registrar el average más impresionante en la historia de la gran carpa, incluso sin llegar a .400.

Un curioso perfil de Statcast

Un vistazo a profundidad de las estadísticas de Arráez en Statcast arrojará el sorpresivo resultado de que en realidad no suele golpear la pelota con tanta contundencia. Con el arribo de las métricas avanzadas, se ha hecho popular la creencia de que para ser un bateador exitoso en estos tiempos, es requerido sacudir la bola con potencia en la mayor cantidad de ocasiones. El camarero venezolano está dejando en evidencia que todavía hay otro camino.

Arráez tiene muy buenos registros en control del madero y porcentaje de contacto; de hecho, incluso por encima de su excelso promedio ofensivo, su principal característica como toletero es que no se poncha a menudo. El simple hecho de poner la pelota en juego le brinda al paleador más de un 30% de posibilidades de obtener un hit. El 5.3% que marca el criollo en el departamento de porcentaje de recetas es el mejor entre 157 bateadores calificados y tiene la misma cantidad de dobles (15) que de ponches en 2023.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Share This Article