Steve Bartman: A 19 años de la historia del fanático ‘más odiado’ de Cachorros

Joiner Martínez
Joiner Martínez 15/10/2022

Steve Bartman pasó a la historia el 14 de octubre de 2003 cuando en el sexto partido de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional de MLB se enfrentaban en el Wrigley Field de Chicago el equipo local, los Cubs, y los Florida Marlins.

Esa noche Chicago domina la serie por 3-2. Es la octava entrada y los Cubs mandan en el marcador, están a pocos outs de alcanzar la Serie Mundial por primera vez desde 1945 y así poder ganar un título que se les resiste desde 1908.

Pero todo se derrumbó cuando el bateador dominicano de los Marlins, Luis Castillo, mandó una pelota hacia una de las esquinas de Wrigley Field. Moises Alou, jardinero de los Cubs, fue siguiendo la pelota con la mirada, se acercó al muro, saltó y cuando iba a atraparla con su guante… una mano salió de las gradas, tocó la pelota y ésta acabó entre el público.

Los locales pidieron al umpire que anulara la jugada por considerar que el brazo del fanático invadió el terreno de juego, pero el pedido fue rechazado. Tras esa jugada, los Marlins consiguieron ocho carreras y ganaron el partido.

Cambió la vida de Steve Bartman

La cadena Fox repitió una y otra vez las imágenes en televisión, dejando bien claro quién era el espectador que le había robado la pelota a Alou.

El público identificó a Bartman por la televisión y empezó a avisar por teléfono a familiares y amigos que estaban en el campo. Decenas de fans de los Cubs empezaron entonces a insultarlo, y a lanzarle basura y cerveza.

Debido a los insultos y amenazas, la policía mandó patrullas a la casa de Bartman para protegerle a él y a su familia. El gobernador de Illinois llegó a proponer que se uniera a un programa de protección de testigos, y Jeb Bush, gobernador de Florida, le invitó a que se mudara a su estado.

Unos días después, Bartman emitió un comunicado mostrando su total arrepentimiento. Dijo que estaba tan pendiente de la pelota que no vio a Alou acercarse a su sitio. Bartman rechazó entrevistas y donó todos los regalos que le enviaron los fans de los Florida Marlins. Durante años rechazó cifras de varios miles de dólares por un autógrafo e incluso un número de seis cifras por salir en un anuncio de la SuperBowl.

Lugar de peregrinación en Wrigley Field

La pelota de la discordia acabó en manos de un abogado de Chicago que estaba en el campo y la vendió a un restaurante por casi 114.000 dólares.

Años después fue destruida y parte de ella se usó para elaborar una salsa en ese restaurante (en realidad, se usó un destilado del vapor que surgió de hervir los restos). Lo que queda de ella está en el Museo del Deporte de Chicago.

Desde entonces, el asiento en el que estaba Bartman se ha convertido en una especie de lugar de peregrinación para todo aquel que visita el Wrigley Field.

Cabe destacar que los Cubs y los jugadores defendieron siempre a Bartman. Moisés Alou llegó a decir al poco del incidente que no hubiera alcanzado la pelota, aunque años después explicó que lo dijo para aplacar los ánimos y que estaba convencido de que sí la iba a coger, aunque hizo un llamamiento a olvidar y perdonar.

Anillo de Serie Mundial a Steve Bartman

El 1 de noviembre del 2016, Chicago finalmente dejó atrás más de un siglo de frustraciones al derrotar a los Cleveland Indians en el séptimo juego de Serie Mundial.

Con un plantel repleto de estrellas, una inagotable nómina y un excelente momento que los catapultó a la cima de la División Central de la Liga Nacional, los Cubs sabían que solo había un cabo suelto: Steve Bartman.

En un acto de suma generosidad, o de querer evitar las posibles consecuencias del incansable karma que persigue a la franquicia, la familia Ricketts le envió una sortija de campeón a Bartman, quien a resultado de la persecución de los aficionados tuvo que irse a vivir a otro estado. No una réplica del anillo, la joya de verdad, la de los 108 diamantes, con su nombre al costado.

“A nombre de toda la organización, nos honra presentarle este anillo de Campeón de la Serie Mundial 2016 al señor Steve Bartman”, dijo el equipo en un comunicado. “Esperamos darle cierre al desafortunado capítulo de la historia que se ha perpetuado a lo largo de la búsqueda por obtener el ansiado campeonato».

“Aunque ningún gesto puede levantar el peso público que ha sufrido durante más de una década, sentimos que era importante que Steve supiera que ha sido y seguirá siendo bienvenido por toda la organización”.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 2

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Share this Article