Shohei Ohtani, el planeta a los pies del MVP del Clásico

José Ángel Rodríguez
José Ángel Rodríguez
Foto @WBCBaseball
0
(0)

Shohei Ohtani es el jugador de beisbol de mejores condiciones que la humanidad ha podido observar de manera masiva. ¿Esta aseveración tiene alguna influencia del hype que generó su duelo de antología contra Mike Trout? No, el japonés ya era un desafío a las leyes de la naturaleza antes de ese turno, y previo a ser nombrado el Jugador Más Valioso del Clásico Mundial.

Minutos antes de subir a la loma y salvar el encuentro que Japón ganó a Estados Unidos para coronarse campeón del certamen, la estrella bidireccional conectó como bateador designado un infield hit en el que alcanzó una velocidad máxima de 29.9 pies por segundo en la carrera hacia la primera base. Tengan en cuenta que, 30 pies por segundo es considerada la rapidez élite de un corredor en Grandes Ligas. No pierdan de vista que hablamos de un pitcher. Una grandiosa anomalía de pitcher, pero lo es.

Ohtani con el madero disparó el imparable de mayor velocidad de salida en el torneo (118.7 mph) e igualó el jonrón más largo (448 pies). Mientras que, como lanzador, empató el envío más rápido (102 mph), de acuerdo a registros de la excepcional Sarah Langs.

«Creo que este es el mejor momento de mi vida«, dijo la superestrella de los Angelinos de Los Ángeles a los medios de comunicación presentes en la rueda de prensa posterior al encuentro frente a los norteamericanos. «En mi vida como pelotero (ganar el Clásico Mundial de Beisbol era) una de las cosas que quería lograr. Por supuesto, obtuve el MVP, pero esto realmente demuestra que el beisbol japonés puede vencer a cualquier equipo del mundo».

En el plato, Ohtani dejó línea ofensiva de .435/.606/.739 con cinco extrabases (un vuelacerca y dos dobles), además de ocho carreras empujadas. En el montículo, trabajó nueve entradas y dos tercios con 11 ponches, dejó efectividad de 1.86, exhibió récord de 2-0 y sumó un rescate.

«Todo lo que tienes que hacer es nacer siendo capaz de lanzar a 100 mph y golpear la pelota a 500 pies”, ironizó Lars Nootbar a MLB.com sobre su compañero, tras la finalización del careo. «Ha superado todas mis expectativas. Es capaz de hacer cosas que ni siquiera puedo soñar con hacer”.

El Team USA también reconoce a Ohtani

En el lado subcampeón, el dolor de la derrota no cegaba la realidad de lo que acababan de presenciar. Ohtani deambuló durante el último tercio del desafío entre el bullpen mientras esperaba para soltar el brazo, y el dugout, atento a cualquier turno que le correspondiera tomar.

«Como fanático del beisbol, todos querían verlo», admitió Trout sobre el enfrentamiento con su cofrade en la organización californiana. «Él ganó la Ronda 1»,

El Capitán América de la versión 2023 del conjunto de las barras y las estrellas, quizás sea el pelotero más condecorado de las últimas décadas en la Gran Carpa. Su carrera, aún faltante de éxitos en postemporada, ya es la de un Salón de la Fama.

«Ya sea que lo pudiera sacar out o que él me diera un hit, solo quería realizar mi mejor lanzamiento», relató Ohtani.

Y así lo hizo el nipón, con una slider en cuenta de 3-2 que inició en la esquina de adentro y terminó hacia afuera, para hacer abanicar a Trout. De hecho, los tres strikes del paleador, fueron abanicando, algo que solo ha ocurrido 24 veces en 6.174 apariciones al plato del patrullero central, de acuerdo a un dato de CodifyBaseball.

«Lo que está haciendo en el juego es lo que probablemente hizo el 90 por ciento de los muchachos en ese clubhouse en las ligas menores o en los torneos juveniles, y puede lograrlo en los escenarios más importantes», reconoció el piloto estadounidense Mark DeRosa. «Él es un unicornio para el deporte. Creo que otros muchachos lo intentarán, pero no creo que lo hagan a su nivel».

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Share This Article