Ronald Acuña completa su obra maestra: el 40-70

sellodeportivo
sellodeportivo
Foto: @Braves
5
(1)

La adrenalina corrió por el cuerpo de Ronald Acuña Jr. a una velocidad sólo comparada a la que alcanzó entre las bases, la noche del miércoles. El venezolano fundó un nuevo club (otro más en el año) al convertirse en el primer jugador en la historia de las Grandes Ligas con una temporada de al menos 40 jonrones y 70 cojines estafados.

El jardinero alcanzó el éxtasis en la parte baja de la décima entrada, en la victoria de los Bravos de Atlanta 6-5 contra los Cachorros de Chicago, en el Truist Park. Luego de impulsar la momentánea carrera del empate con un meteórico sencillo hacia la banda contraria, que alcanzó las 112 millas por hora en velocidad tope de salida, visualizó la segunda almohadilla. Al primer envío de su connacional Daniel Palencia contra Ozzie Albies, salió a la conquista de la intermedia y alcanzó otra cita con la historia.

Acuña Jr., tras anclar en la intermedia, preguntó dos veces hacia el clubhouse si podían cambiar la base, para quedarse con la septuagésima escamoteada del ruedo. La respuesta fue afirmativa, así que la desenganchó de la tierra con ambas manos, y la alzó con la derecha, como gesto de gloria. Como la conclusión de una gesta. Como la última palabra en el debate sobre quién será el Jugador Más Valioso de la Liga Nacional.

Tras una sonora ovación de los 37 mil 246 aficionados que se dieron cita en su hogar, y la de millones frente a sus pantallas, el oriundo de La Sabana aún tenía algo por hacer. Corrió a una velocidad de 29.9 pies por segundo (siendo considerado de un nivel élite 30 pies/seg), tras una línea de Albies, y llegó quieto a la goma para dejar en el terreno al rival, como una continuación de la fiesta.

¡A correr con Ronald Acuña!

El litoralense ya había birlado una bolsa en el octavo episodio, luego de embasarse con otro sencillo. Terminó la jornada de 5-2, con un par de carreras anotadas, para llegar a 146 en la zafra e igualar la segunda mayor cifra en la Era Divisional (desde 1961) con los miembros del Salón de la Fama, Rickey Henderson (1985) y Craig Biggio (1997), además de Sammy Sosa (2001), de acuerdo con Baseball-Reference. Sólo el también inmortal Jeff Bagwell, con 152 pisadas al plato (en el 2000), le supera.

Para poner un poco más en perspectiva lo realizado por Ronald Acuña Jr., la anterior mayor cantidad de vuelacercas para un jugador capaz de hurtar al menos 70 cojines en una contienda, era de 28, fijado por Henderson en 1986, cuando robó 87 bases.

«Fue un juego muy emocionante. Estoy muy contento de crear este club 40-70», dijo Acuña a Bally Sports, aún desde el terreno, sin verse abatido por el cansancio luego de esos frenéticos minutos. «Los fanáticos traen la energía y uno se encarga de recibirla».

Puede que ese sea el alimento de La Bestia.


¡Apuesta y gana en Sella tu Parley! Obtén 50% de descuento en tu primer depósito. ¡Haz click aquí!


¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Share This Article