El amargo regreso de Ricardo Gareca al banquillo de Velez

sellodeportivo
sellodeportivo
El "Tigre" solo pudo ganar uno de sus 12 partidos en su segundo ciclo en el Fortín / Cortesía
0
(0)

“Al lugar donde has sido feliz no debieras tratar de volver”, dice Joaquín Sabina. Una reflexión que debe pasar en la mente de Ricardo Gareca. Luego de su paso exitoso por la selección Perú, donde la clasificó a dos repechajes y logró llevar a los incas al Mundial de Rusia 2018 -no clasificaban desde España 1982-, regresó a su hogar: Vélez Sarsfield. Un cuadro que estaba en crisis y que el «Tigre» no pudo sacar de la UCI, luego de 12 partidos y menos de tres menes en su segundo ciclo en Liniers.

Lo que marcó su despedida fue la derrota 2-0, de visitante, ante Belgrano. Su récord fue de una victoria, siete empates y cuatro derrotas. Ese único lauro fue una goleada 4-0 sobre Central Córdoba, el 21 de marzo, por la fecha 7 de la Liga Profesional. Ricardo Gareca deja al equipo de sus amores en la casilla 22 de 28 elencos, pero peor aún es que se ubica en el puesto 26 para el promedio de 2024. El miedo del descenso está latente.

La gestión de Sergio Rapisarda, como presidente, y Christian Bassedas, manager, es sumamente criticada por los aficionados de Velez. La figura de Ricardo Gareca como ídolo del Fortín no se manchó, pero corría ese riesgo. “Si nos mandan al descenso, qué quilombo se va a armar”, se hace un grito de guerra habitual en la hinchada del club de Liniers. Esto en un club que ha sacado dos de las últimas joyas del fútbol argentino como Thiago Almada y Maximo Perrone.

image 6
El amargo regreso de Ricardo Gareca al banquillo de Velez 3

Las dos caras de Ricardo Gareca

El primer ciclo de Ricardo Gareca en Velez fue sumamente exitoso. Por eso la ilusión de su llegada por Alexander «Cacique» Medina. Esto en medio de la posibilidad de tomar el testigo de Gustavo Alfaro en la selección de Ecuador. En su primera etapa en el Fortín dirigió 250 (2009-2013), donde alzó cuatro títulos: Clausura 2009, Clausura 2011, Torneo Inicial 2012 y el campeonato de primera división 2012/2013. También la semifinal de la CONMEBOL Libertadores en 2011, cuando cayeron ante Peñarol.

El campeón de la Copa CONMEBOL (1999) con Talleres de Córdoba salió de Velez y tomó Palmeiras en 2014. Las casualidades del fútbol es que no le fue bien y duró solo 12 partidos, lo mismo que ha durado ahora Ricardo Gareca. El problema del Fortin va más allá de la figura del entrenador, porque en el último año y medio solo ha ganado nueve cotejos de 45. Insostenible. Por eso la situación afectó la salud del «Tigre» y no declaró luego de su último partido.

Tras perder ante Belgrano, Ricardo Gareca no declaró a los medios, porque se descompensó. No era al primera vez que su estrés se reflejaba en su cuerpo.“Estamos en una etapa que necesitamos pastillas para dormir. Estamos todos, ustedes, nosotros, todos estamos en Vélez en una etapa que no te permite estar tranquilo. Estoy a full, como están los muchachos, como estamos todos, los dirigentes, todos estamos a full con este tema”, declaró el DT, luego de un empate 2-2 ante River Plate. Por eso su familia fue la piedra angular en su renuncia, por la forma en que le estaba afectando en su salud.

En ese partido ante el Millonario también soltó: “Estoy enchufado, vivo para Vélez, lo único que me obsesiona nada más en este como a los muchachos salir de esta situación, volver a retomar, pero a retomar desde el buen juego, desde la calidad futbolística que tenemos y que podemos ejercer este protagonismo”. Sin embargo, el contexto superó a Ricardo Gareca. Ese entrenador que llevó a Perú a un Mundial, aparte de una final (2019) y un tercer lugar (2015) de Copa América. De estar en la cúspide a un club en llamas.

.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Share This Article