Oswaldo Guillén regresa para su segunda pasantía al mando de Tiburones

Andres Espinoza
Andres Espinoza
Prensa Tiburones
0
(0)

Oswaldo Guillén está de vuelta. Lo que parecía imposible, a raíz de todo lo ocurrido y lo dicho durante su primer paso como mandamás de los Tiburones de La Guaira hace algunos años, ahora es una completa realidad. El alto mando de los escualos hizo oficial en la madrugada de este lunes que el mirandino será el nuevo dirigente del combinado por lo que resta de la presente temporada, luego de que el equipo prescindiera de los servicios de Edgardo Alfonzo previo al inicio de la jornada del sábado.

Guillén, primer mánager latinoamericano en ganar una Serie Mundial en las Grandes Ligas, estuvo al mando de los litoralenses desde la temporada 2016-2017 hasta la 2018-2019, pero no pudo cumplir el objetivo de finalizar la sequía de títulos de Tiburones, que casi alcanza los 40 años.

Ahora, «Ozzie» tendrá una segunda oportunidad de consagrarse con la organización, aunque no será una tarea sencilla, pues si bien La Guaira cuenta con una de las plantillas de mayor peso mediático en la Liga Venezolana de Béisbol Profesional en la actualidad, encabezada por el estelar Ronald Acuña Jr., el más reciente ganador del premio MVP de la Liga Nacional, el equipo no ha podido llenar las expectativas en el terreno hasta ahora, en especial por un pitcheo que está entre los peores del circuito.

¿Con qué se encuentra?

Bajo el mando de Alfonzo, y con David Davalillo comandando el último juego de la divisa el sábado, que terminó en victoria por 15-1 de los Tiburones sobre los Tigres, La Guaira tuvo récord de 17-19 y amaneció este lunes en el quinto puesto de la clasificación, a seis juegos y medio de la punta.

Tras el arribo de Acuña Jr., además de otras figuras de renombre como Maikel García y el cubano Yasiel Puig, los salados han mostrado el rostro ofensivo que se esperaba de ellos desde el momento en el que inició el vigente certamen. Tiburones tenía el mejor promedio ofensivo del circuito con .304 puntos después de sus primeros 36 choques del calendario y también lideraba al resto de los conjuntos en OPS (.815), empujadas (198), anotadas (226) y bases alcanzadas (562).

No obstante, la gran tarea para Guillén será encontrar la fórmula indicada para que su staff de lanzadores pueda limitar lo suficiente el daño de los rivales como para que la ofensiva lidere el camino hacia los triunfos. El pitcheo de los escualos marcaba una efectividad colectiva de 5.36, que era la tercera más elevada de toda la liga antes del arranque de la presente semana.

Guillén dio marcha atrás a su plan

Luego de culminar su primera pasantía como mánager de los Tiburones, Guillén aseguró estar inconforme con el trato recibido por parte de la afición litoralense, señalando que hubo ocasiones en las que su familia, que hacía acto de presencia con frecuencia en el estadio para ese entonces, también llegó a verse afectada.

Todo eso llevó a que el polémico exdirigente recurriera a sus redes sociales para expresar que «nunca más» volvería a vestir el uniforme de los Tiburones. Son palabras que, evidentemente, ahora han quedado en el pasado, por lo menos para el oriundo de Ocumare del Tuy.

El timonel, de 59 años de edad, también ha indicado en los últimos años – e incluso mientras era mánager de La Guaira durante su primera experiencia – que no comprende por qué los peloteros establecidos en las mayores deciden jugar en el béisbol de invierno, pues corren un alto riesgo de lesionarse y en muchas oportunidades, en su opinión, la afición no valora del todo su presencia en los terrenos de juego de la LVBP.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Share This Article