Miguel Cabrera escapó de una lista tan honorable como indeseable

sellodeportivo
sellodeportivo
Miguel Cabrera / Foto: Cortesía MLB
0
(0)

Trotando de home a home, Miguel Cabrera abandonó una fila de aristócratas venidos a menos. Con su primer jonrón de la temporada, el toletero de los Tigres de Detroit evitó ampliar el listado de autores de 500 cuadrangulares que no fueron capaces de sacar una sola pelota durante su campaña de despedida.

Con su descarga del miércoles contra el pitcher de los Bravos de Atlanta Spencer Strider en Comerica Park, el prolífico aporreador venezolano sumó 21 campeonatos ininterrumpidos con al menos un bambinazo bajo la Gran Carpa. Muy pocos pueden jactarse de ello, la mayoría eternizados en Cooperstown.

De los 28 hombres con medio millar de vuelacercas, solo tres fueron incapaces de darle la vuelta al cuadro tan siquiera una vez en la temporada del adiós. Uno de ellos es el paleador zurdo Mel Ott. Emblema de los Gigantes de Nueva York, Ottt disparó 511 cuadrangulares, ninguno de ellos en 1947, el año de su adiós. Había comenzado su recorrido en 1926. A lo largo de sus 22 zafras como bigleaguer, Ottt ganó seis títulos de jonrones y golpeó para .304 de average.


Lee también: Miguel Cabrera superó a Alex Rodríguez entre los mayores hiteadores de MLB


A decir verdad, Ott jugó hasta 1945. Ese año, como mánager-jugador de los Gigantes, mandó 21 bolas a las gradas, con un regio OPS ajustado de 151. Pero en 1946 se lastimó gravemente una pierna y solo disputó 31 compromisos. En 1947, más como ceremonia de despedida que como verdadero activo en la plantilla de los Gigantes, Ott participó en cuatro lances, tomó cuatro turnos y falló en todos. Luego fue mánager a dedicación exclusiva hasta 1948, a los 39 almanaques. Un talento precoz, Ott se despidió de este mundo prematuramente. Falleció a los 49 años de edad como consecuencia de las lesiones sufridas en un accidente de tránsito.

Ken Griffey Jr., otra estrella desde muy temprana edad, lucía encaminado a adueñarse del récord vitalicio de vuelacercas en las mayores. A los 30 años de edad ya coleccionaba 438 bombazos. Por desgracia, la salud lo fue abandonando y perdió fuelle. Atesoró un total de 630 jonrones entre 1989 y 2009.

En 2010, con 40 años de edad, Griffey estaba con los Marineros de Seattle, su organización original y de la cual se separó en 2000 para firmar un jugoso contrato multianual con los Rojos de Cincinnati. Como es natural, sus condiciones habían mermado significativamente. En el pasado quedó quien fuera el pelotero más completo de su generación y uno de los más excepcionales de cualquier época. Alguien le filtró a la prensa de Seattle que Griffey hasta se quedaba dormido en el clubhouse durante los partidos. El equipo lo negó, pero poco después anunció que el patrullero se jubilaría. Tomó 98 turnos y dio 18 incogibles, ninguno por arriba de la verja.

El tercer integrante de esta contradictoria lista es Manny Ramírez, considerado uno de los bateadores derechos más fieros que haya pasado por las mayores. El dominicano llegó a la contienda de 2010 con 555 cuadrangulares. Pactó con los Rays de Tampa y parecía listo para recobrar parte del esplendor perdido. Cuando apenas sumaba cinco choques, con un sencillo en 17 turnos, MLB informó que salió positivo en una prueba antidopaje. Hasta ahí llegó su vida como grandeliga, aunque siguió intentando retornar al Big Show. hasta hace poco andaba por ahí jugando en parajes exóticos.

La lista quedó en tres, porque Miguel Cabrera, por fin, golpeó un gran estacazo.       

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Share This Article