Luis Arráez disfruta de la atención que llega con un reto a la historia

Andres Espinoza
Andres Espinoza
The Associated Press
0
(0)

La carrera de Luis Arráez por los .400 puntos de promedio afrontó un bache poco habitual – pero esperado – el lunes en Seattle. Ese día, el venezolano se fue en blanco. Es algo que forma parte de la temporada de cualquier toletero a lo largo de una campaña de 162 compromisos, pero en el caso del veterano, se trató de la primera ocasión en la que no registró un indiscutible en más de una semana. Así de especiales han sido los meses iniciales del calendario para al camarero de los Marlins de Miami.

Antes de la jornada de este martes, el nativo de San Felipe registraba un promedio de .391 en 62 encuentros de la presente campaña. Pero hasta hace pocos días, ese average estaba sobre .400, algo que muy pocos toleteros en la historia de las mayores han conseguido una vez que el calendario cambia de página hacia junio.

«Esto es gigante para mí. Es divertido porque todo el mundo está hablando de mí«, le dijo Arráez a ESPN la semana pasada. «Estoy bateando .400 en este momento. Es junio. Quiero seguir jugando así y ayudar a mi equipo, porque estamos exhibiendo un buen béisbol actualmente».

No pierde su brillo

El campeón bate de la Liga Americana en la contienda pasada no ha parado de repartir incogibles desde que se fue de 4-2 en la jornada inaugural del vigente torneo, su primero con los peces. Su promedio de bateo no cayó por debajo de .400 hasta principios de mayo y nunca ha sido inferior a .371 en lo que va del presente campeonato.

Quizás el average ofensivo ya no sea tan llamativo para muchos en el béisbol actual como lo era en el pasado, pero lo que está haciendo el criollo es más que digno de generar atención entre aficionados, colegas y compañeros.

«El promedio de bateo todavía les importa a los jugadores«, aseguró el mánager de Miami, Skip Schumaker. «Cuando iba al campo, quería tener un ‘3’ frente a mi nombre. Era especial cuando veía eso. El OPS es tendencia, pero los peloteros saben exactamente cuál es su promedio y también cuánto está bateando Luis», agregó.

A pesar de que se trata de un objetivo personal, la histórica persecución de Arráez también ha sido entretenida para el resto de sus compañeros de dugout. Contar cada imparable del segunda base y buscar en cuánto cerró su average tras cada jornada se ha convertido en el pan de cada día para los jugadores de los Marlins.

«Cada día son más y más hits«, expresó el infielder Jon Berti. «El otro día cayó por debajo (de .400) y luego subió. Después volvió a bajar y a subir. Ha sido una locura y divertida«.

Medicina para la presión

Claro que además del entretenimiento y el apoyo, sus compañeros también han aprovechado las pocas ocasiones en las que Arráez no ha podido conectar indiscutibles para gastarle bromas, en un intento por liberar algo de presión sobre los hombros del toletero. Una de esas faenas fue el pasado 2 de junio.

«Estábamos en una reunión de bateadores y dijimos cosas como: ‘¿Apenas un hit hoy? ¿Estás bien?», contó el receptor Jacob Stallings. «Se fue en blanco el otro día y (el campocorto) Joey Wendle le preguntó: ‘¿Entonces vas a conectar cinco imparables hoy?’. Él respondió que no, que probablemente cuatro. Terminó dando cinco«.

Esos cinco hits el 3 de junio fueron seguidos por nueve en los siguientes cuatro cotejos, lo que llevó su promedio sobre .400 por primera vez desde comienzos de mayo. Sin embargo, si bien sus compañeros y coaches están muy atentos a cada decimal, Arráez prefiere mantenerse lo más despegado posible de los números, aunque hoy en día sea una tarea compleja.

«Las redes sociales son lo peor. Me mandan muchos mensajes directos», confesó Arráez con una sonrisa. «No quiero ver mis números, pero ellos los ponen ahí todo el tiempo y por eso me entero».

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Share This Article