Las virtudes de Metropolitanos para ser campeón

Luis Vilchez
Luis Vilchez 31/10/2022
Las virtudes de Metropolitanos para ser campeón
Los violetas consiguieron su primera estrella / Cortesía Prensa Metropolitanos

La consagración de Metropolitanos no debe ser sorpresa para las personas que siguieron la Liga Futve durante todo este 2022. El equipo más regular a lo largo del año cuando se suma la fase regular y el «G4». Un proceso bien llevado por su entrenador José María Morr y con la paciencia necesaria por parte de su presidente, Juan Carlos Ferro. Solo una vez en el curso se vio ampliamente superado en el campeonato doméstico y fue ante Deportivo Táchira, en Pueblo Nuevo. El llamado de atención necesario.

Con o sin balón, los violetas lo entendieron todo. Supieron manejarse en cada etapa del torneo, los momentos para ser más creativos y lo encuentros que pidieron pragmatismo. La idea por encima de los nombres. Un sistema de juego que mecanizó su funcionamiento. Todos sabían qué iba a ser el cuadro capitalino, pero no pudieron detenerlo. En Sello Deportivo analizamos tres claves de este Metropolitanos campeón, en su décimo aniversario.

Gobernar con la pelota

Tras culminar la temporada, Metropolitanos fue el tercer equipo que menos goles encajó con 32. Las únicas dos defensas con mejores números fueron las de Zamora y Carabobo (30). En la fase final A hiló cinco arcos inmaculados para sellar su boleto al duelo definitivo. Pero, ¿fueron un equipo defensivo? No. Ni tampoco de esperar replegado y aprovechar las transiciones, el pan de cada día en la Liga Futve. Los violetas fueron un equipo a contracorriente al apostar por las posesiones largas.

La tropa de José María Morr superó los 15 mil pases en la temporada 2022 y promedió por partido más del 52% de posesión. El pie fino de Carlos Cermeño, Walter Araujo y Carlos Sosa, todos llegaron este año, le terminaron de dar a los capitalinos esa evolución de un equipo de repliegue y contragolpe, al inicio del ciclo Morr, a esta maquina bien engrasada. Un cuadro que poco prestaba el balón.

Pero cuando no la tuvieron, ese triángulo defensivo entre: Giancarlo Schiavone-Andrés Ferro-Jean Fuentes fue vital. Al momento de dar salida limpia y de defender dos registros: a campo abierto, lo que exigía anticipos o capacidad de corrección, como en el área, donde por arriba era infranqueables y la concentración para no conceder penales.

Un Metropolitanos fresco

El equipo que jugó más partidos a lo largo del año fue Metropolitanos: 37 de Liga Futve y ocho de Copa Conmebol Sudamericana. Pero en la final se vio más entero que Monagas SC. Los violetas armaron una plantilla profunda para competir en los dos frentes y no repetir los errores de 2021, cuando descuidaron el plano local. También su regularidad le permitió rotar en las últimas jornadas de la fase regular y del «G4» (muchos lo criticaron).

La idea de juego tan asentada en el grupo, permitió que no solo con el once de gala hubiese funcionamiento. El equipo de Morr era un reloj suizo, al punto tal que salió Robinson Flores, a Colombia, y llegó Freddy Vargas a cumplir su rol sin problemas. No es fácil digerir que pierdas a tu jugador más diferencial y que la estructura no se resienta. Premio a un proceso que sentó bases sólidas. Antes era la octava opción de un jugador, ahora está en el 1-2 de los futbolistas. Capacidad seducir al talento y darle un contexto en el que tenga rendimiento inmediato.

Las segundas oportunidades

Unos de los grandes méritos futbolísticos de Metropolitanos fue cambiar el chip de un equipo muy atrevido con balón a uno pragmático, en las fases finales. Eso denota un entendimiento del juego y una flexibilidad tremenda. Pero más allá de la pizarra y lo táctico, importa lo emocional. Muchos jugadores vienen de la cantera o vivieron momentos duros, como Néstor Cova con el descenso, pero que esta campaña tuvieron su revancha personal. Luego de comerse las verdes con el cuadro capitalino, ahora tocan el cielo.

Luego hay tres jugadores que tuvieron una segunda oportunidad y fueron claves. El primero es Charlis Ortiz, que estuvo privado de libertad y pensó en el retiro. Metropolitanos le abrió la puerta y fue su goleador con 10 tantos, incluso con gol en la final. El segundo de «Pico» Vargas, tras un mal primer semestre en Deportivo Lara y sin asentarse en la MLS, Metro lo arropó y se convirtió en su jugador más desequilibrante. De último Carlos Cermeño, asistencia en la final y penal decisivo. Apartado del Deportivo La Guaira y fichado en el cierre del mercado. Todos viven su mejor momento con los violetas. Cuando muchos le dieron la espalda, los capitalinos se la abrieron. Esa motivación fue una gran virtud.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Share this Article