La venezolana Yulimar Rojas, primera atleta en la historia en ganar tres Mundiales de triple salto, nunca deja de motivar a su país y a sus aficionados  olvida su humilde infancia en la que creció temiendo a la lluvia.

sellodeportivo
sellodeportivo 19/07/2022
Updated 2022/07/19 at 12:01 AM

La venezolana Yulimar Rojas, primera tricampeona mundial de triple salto, ha volado más lejos que nadie pero sin olvidar nunca que su humilde y esforzada infancia le enseñó que «ningún sueño es muy grande». 

La venezolana Yulimar Rojas, primera tricampeona mundial de triple salto, ha volado más lejos que nadie pero sin olvidar nunca que su humilde y esforzada infancia le enseñó que «ningún sueño es muy grande». 

Pocas horas antes de conseguir la gesta, con un salto de 15,47 metros en el Mundial de Eugene (Estados Unidos), Rojas publicó una serie de mensajes en Twitter para mostrar que es posible superar las adversidades hasta alcanzar incluso el olimpo deportivo.

«Justo aquí viví», enseñó Rojas con una imagen en la que aparece en el terreno baldío donde antes se encontraba su vivienda en la barriada de Pozuelos, a las afueras de la ciudad costera de Puerto La Cruz (este).

En ese pequeño «ranchito», como se llama en Venezuela a las viviendas de bloques y techos metálicos, amontonadas como las favelas brasileñas, vivía con otros siete familiares y en sus vigas colgaba las medallas que ganaba de adolescente.

«Cuando llovía, tambaleaba el techo y nos mojábamos, era uno de los momentos que me daba más miedo», recordó la atleta.

«Aquí viví los primeros momentos de inspiración, viendo en mi televisorcito a las muchachas del sóftbol y voleibol en (los Juegos Olímpicos de) Beijing 2008 y luego a (el esgrimista Rubén) Limardo quedando campeón en Londres», relató.

«Dentro de mí había una fuerza de superación, que me impulsó a entrenar cada día», explicó. «Donde quiera que leas esto, quiero que sepas que ningún sueño es muy grande, ningún camino se hace de la noche a la mañana, sigue tus sueños, siempre confía».

– «La mejor decisión de mi vida» –

Nacida el 21 de octubre de 1995 en Caracas, Rojas llegó a Puerto La Cruz cuando la entonces boyante industria petrolera del área atrajo a su padrastro, Pedro Zapata, el hombre que la crió y a quien llama papá.

«Desde pequeña esa muchacha era buena en todo: kickingball, pelotica e’ goma (frontón), básquet, sóftbol, fútbol, todo», relató Zapata en 2021 a la AFP.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Share this Article
Leave a comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.