La grandeza de Serena Williams nunca será igualada, augura su ex entrenador 

sellodeportivo 03/09/2022
Updated 2022/09/03 at 3:32 PM

La despedida de Serena Williams dejará un vacío en el tenis que quizá nunca se llene del todo, afirma a la AFP su ex entrenador Rick Macci, que aún recuerda su asombro al verla jugar por primera vez en las calles de un peligroso suburbio de Los Ángeles.

La despedida de Serena Williams dejará un vacío en el tenis que quizá nunca se llene del todo, afirma a la AFP su ex entrenador Rick Macci, que aún recuerda su asombro al verla jugar por primera vez en las calles de un peligroso suburbio de Los Ángeles.

Macci, quien formó a la joya estadounidense entre los 9 y los 14 años, se encontró con una niña con un «físico extraordinario» que, impulsada por un «espíritu de luchadora callejera», se convirtió en «la deportista más fuerte mentalmente jamás vista».

. El encuentro en Compton

«Cuando fui a Compton (Los Ángeles) en 1991, ella tenía nueve años. Yo entonces me preguntaba qué estaba haciendo allí, porque antes de ella había entrenado durante tres años a Jennifer Capriati, que a los 14 estaba entre las 10 mejores del mundo. Pero cuando vi a Serena y Venus, cuando vi sus físicos, me quedé asombrado».

«En un momento, Venus preguntó: ‘Papá, ¿puedo ir al baño?’ Los primeros cinco metros los recorrió caminando con las manos. En los otros cinco dio una voltereta hacia atrás. Mientras tanto, yo estaba sentado imaginando el futuro. Me proyectaba como entrenador, preguntándome qué tamaño tendrían cuando tuvieran 17, 18, 19 años.

«Yo asumí un gran riesgo. Pero lo que vi me convenció de apostarlo todo por ellas. Lo financié todo». 

. El descubrimiento de una fenómeno

«Sus brazos, piernas y cabello se movían en todas direcciones pero la preparación de sus golpes y su juego de pies eran muy buenos, aunque todavía había muchas cosas de orden biomecánico y técnico que perfeccionar». 

«Les pedí jugar unos puntos. Serena y yo contra Venus, porque ella entonces era mejor, más poderosa. Serena se destacó. Sabía dónde ibas a golpear la pelota antes de que lo hicieras. Era algo innato».

«Sobre todo había algo que nunca había visto: una rabia, un deseo ardiente de atrapar la pelota, especialmente Serena. Aunque la pelota estuviera a cuatro metros de distancia, y nadie pudiera atraparla, corría por ella. Es una cualidad única».

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Share this Article
Leave a comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.