¡Enamorando a San Diego! Luis Arráez se lució en su primer juego en casa

Isabella Seijas
Isabella Seijas
0
(0)

El inesperado cambio de Luis Arráez a Padres de San Diego no le ha afectado para nada en su rendimiento y, mientras que los fanáticos de Miami Marlins aún no asimilan su salida e incluso protestan al equipo, aquellos de San Diego Padres ya aman al segunda base, que desde su llegada al club literalmente encendió la regadera e, incluso, llegó a hacer historia en su debut.

Si bien su primer juego en la novena de California se produjo el sábado 4 de mayo, el criollo se pudo encontrar con su nueva casa y sus nuevos admiradores apenas el pasado 10 del corriente mes en el encuentro ante Los Ángeles Dodgers, donde se terminó de robar los corazones de todos en San Diego, al ser decisivo para la victoria del conjunto 2-1.

Un mal comienzo

Como el abridor de Los Ángeles Tyler Glasnow dominó a Luis Arráez en sus tres turnos al bate, ya comenzaba a parecer que los fanáticos tendrían que esperar otra noche para ver a su nueva estrella conectar un imparable y la premisa se hacía cada vez más real con el pasar de los innings.

Mientras tanto, las dos novenas estaban en un empate de 1-1. Luis Campusano fue el responsable de abrir el marcador con la primera para Padres tras un descomunal jonrón en la tercera entrada. Por su parte, Freddie Freeman se sacrificó en la alta del octavo para que anotara Mookie Betts.

Luis Arráez el nuevo héroe del juego

Ambos equipos llegaron al noveno con posibilidades de ganar. Robert Suárez salió a evitar que Los Ángeles rompiera el empate y lo consiguió, los tres bateadores de turno fallaron y cayeron en 1, 2, 3. Es entonces, cuando los visitantes decidieron poner a Michael Grove con la misión de llevarse el duelo a extrainning.

Primero se enfrentó a Luis Campusano, quien conectó un doble al jardín izquierdo, luego Kim Ha-seong se ponchó y ahora sí, era el momento de Luis Arráez de volver al cajón de bateo.

Algunos de los presentes comenzaban a prepararse para un décimo, mientras que otros soñaban con ver a La Regadera en acción, sólo basta decir que el segundo grupo no se fue decepcionado porque Luis Arráez no sólo vió clarito el cutter a 93 mph, sino que lo mandó al sitio correcto. Esa pelota se convirtió en un sencillo al jardín central que dejó en el terreno a Dodgers.

«Le dije a mi hitting coach Víctor, yo terminaré este juego y lo hice», fueron las palabras de Luis Arráez tras el encuentro.

Luis Arráez
Gracias a este batazo, Luis Arráez dejó su promedio en .377 con 50 hits, nueve dobles y un triple, aunado a siete impulsadas y 27 anotadas.

Ver también: Pablo López recetó 10 ponches en la paliza de Minnesota a Seattle

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Share This Article