¡El príncipe de Mónaco! Charles Leclerc finalmente se puso la corona en casa

Isabella Seijas
Isabella Seijas
0
(0)

Tras cinco largos años de espera, el piloto de la Scuderia Ferrari Charles Leclerc consiguió cumplir su sueño de ganar su gran premio de casa, sellando así un fin de semana casi perfecto en lo que fue la septuagésima edición del Gran Premio de Mónaco.

El monegasco compartió el podio con Oscar Piastri de Mclaren y con su compañero de equipo, Carlos Sainz Jr., quienes quedaron en la segunda y tercera posición a 7.152 y 7.585 segundos de él, respectivamente.

El final de la mala suerte de Charles Leclerc

En los últimos 10 años, solamente en dos ocasiones el piloto con la pole position no ha ganado la carrera. Casualmente, el hombre que perdió el chance en esas dos oportunidades fue Charles Leclerc. Así que, aunque obtuvo la pole position el día sábado, él mismo reconoció que no todo estaba dicho.

Y es que en todas las ocasiones anteriores, a Charles Leclerc le pasó algo que arruinó sus chances de ganar. Un problema en el monoplaza, un choque, una mala estrategia, una penalización… Para muchos era fácil pensar que este año sucedería otro acontecimiento que lo arruinaría todo y era más fácil no ilusionarse.

Pero, para alegría de los tifosi, todo se alineó sólo para Charles Leclerc. ¿Max Verstappen? Clasificó sexto y no pudo mejorar; ¿la bandera roja? Le vino de maravilla porque no tuvo que parar en boxes; ¿Mclaren? Los mantuvo siempre detrás.

Un repaso al final

Lo único que casi distrajo al único monegasco que ha triunfado en el Principado no fue una situación de pista, un rival o algo parecido, fue su mente. «He tenido muchos recuerdos en las últimas 10 o 15 vueltas», declaró Charles Leclerc, quien también reveló que sus ojos se empañaron con algunas lágrimas al pensar en su padre y en su amigo Jules Bianchi.

Ahora bien, a modo de revivir el último giro, el piloto estuvo acompañado de un ambiente de pura algarabía: los yates sonando sus cornetas, el público elegante vitoreando, otros en sus casas llorando y cada miembro del equipo Ferrari gritando. Todo gracias a que el hombre que había sufrido tanto en este circuito, lo estaba logrando y en unos pocos metros ganaría en su hogar, triunfaría en las calles que lo vieron crecer, frente a su familia, frente a sus amigos, frente a sus recuerdos.

Y finalmente sucedió, cuando la bandera a cuadros cayó, el sueño se hizo realidad. Charles Leclerc se adueñó de su pequeño Principado, Charles Leclerc ganó el Gran Premio de Mónaco.

Charles Leclerc
Esta fue la victoria número 245 de la Scuderia Ferrari en la Fórmula 1

Tanta fue la emoción del momento, que el Príncipe Alberto de Mónaco dejó ver algunas lágrimas de alegría mientras abrazaba al ganador.

Todo muy lindo y… ¿dónde está la almohada para Verstappen?

Por supuesto que la mayoría de competidores expresaron su alegría por el triunfador. No obstante, muchos se quejaron sobre lo «aburrido» del evento, refiriéndose a los pocos adelantamientos, que en parte se evitaron por las altas posibilidades de un choque o incidente en el trazado, puesto que si algo es una realidad en la Fórmula 1 es que las calles de Mónaco están quedando muy pequeñas ante los monoplazas tan grandes.

El mayor crítico de la situación fue el tricampeón del mundo, Max Verstappen, quien durante una radio dejó entrever sus emociones al soltar un «debí haber traído mi almohada».

Por supuesto que el neerlandés de Red Bull fue bastante criticado por esta opinión y en honor a la verdad, dependiendo del panorama se pueden recoger distintas percepciones. Por un lado, los pilotos que estaban más atrás no pudieron hacer mucho con sus posiciones después del reinicio de carrera. Pero, en el otro extremo, están los que durante las 78 vueltas no podían cometer un sólo error porque ponían en peligro sus propias participaciones e incluso, podían cambiar la historia de este gran premio.

Ver también: La renuncia de Adrian Newey podría poner a temblar Red Bull Racing

O Red Bull se pone las pilas o Ferrari se pone primero

Al finalizar la carrera, los punteros, después de los ya mencionados del podio, fueron Lando Norris, George Russell, Max Verstappen, Lewis Hamilton, Yuki Tsunoda, Alex Albon y Pierre Gasly. Si algo podemos sacar de este grupo, es que Albon se llevó los primeros puntos del equipo Williams en la temporada.

Sin embargo, lo más sustancioso no está allí, ya que si se evalúa el campeonato de constructores, se puede notar que el primer lugar del equipo Red Bull está siendo amenazado. Y es que este fin de semana sólo pudieron puntuar con Max Verstappen, puesto que Sergio Pérez se vió envuelto en un aparatoso accidente en la primera curva de carrera.

Esa mala actuación, terminó haciéndolos presa del Cavallino Rampante, que está resurgiendo poco a poco y que sólo necesitan 24 puntos para tocar nuevamente lo más alto del campeonato de constructores, sitio que no habitaban desde el 2022.

Mientras tanto, Max Verstappen lidera el campeonato de pilotos, eso sí, no con mucha comodidad. El tricampeón no puede seguir perdiendo terreno frente a Charles Leclerc, quien está a 31 puntos de robarle el foco al hombre que lo ha dominado todo en estos últimos años.

La próxima cita con la Fórmula 1 será en el Gran Premio de Canadá del 7 al 9 de junio.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Share This Article