Eduardo Rodríguez mantuvo su racha y se robó el protagonismo de Verlander

Andres Espinoza
Andres Espinoza
Prensa Detroit Tigers
0
(0)

El Comerica Park de Detroit se había vestido de gala para recibir a un Justin Verlander que regresaba al estadio donde tanto éxito tuvo a comienzos de su carrera, aunque ahora con el uniforme de los Mets de Nueva York. Era también la primera apertura del múltiple veces ganador del premio Cy Young con dicha organización y en la presente temporada, luego de que problemas físicos lo apartaran del terreno en estas primeras semanas. Al final, poco le importó eso a Eduardo Rodríguez.

Con otra excelsa labor sobre el montículo, el venezolano se robó el guion protagónico que parecía reservado para su colega. Rodríguez lanzó ocho episodios en blanco, en los que apenas permitió dos hits, otorgó un boleto y pasó por la guillotina a nueve contrarios, en una victoria para los Tigres con marcador de 2-0 y así completar una barrida de tres juegos sobre los neoyorquinos.

«Esa es mi mentalidad cada vez que salgo, lanzar strikes«, le dijo el siniestro a MLB.com posteriormente. «Incluso si me hacen daño, solo quiero lanzar strikes».

Marca redonda

E-Rod llegó a la apertura con 994 ponches en su carrera de ocho años en las Grandes Ligas, por lo que su festival de recetas el jueves le permitió alcanzar y superar la marca de los 1.000 guillotinados en el mejor béisbol del mundo.

«Quiere decir que he estado en el béisbol por mucho tiempo para llegar a los 1.000», señaló Rodríguez con una sonrisa. «Estoy muy feliz por eso. Es algo que quería conseguir en mi carrera y estoy contento de que pude hacerlo«.

Esta apertura fue la continuación de una cadena de presentaciones estelares para el valenciano. Hace un par de salidas atrás, Rodríguez llegó con un juego perfecto hasta el séptimo capítulo ante los Orioles de Baltimore. En sus últimas cinco apariciones, los contrarios apenas le han fabricado dos anotaciones, al mismo tiempo en el que le han conectado 18 hits en 34 entradas y dos tercios de labor, con cuatro pasaportes y 33 ponches.

«No siento que haya tenido una racha de aperturas así antes«, indicó el escopetero. «Como lanzador abridor, siempre quieres finalizar el juego, sin importar cuántos pitcheos tengas. Pero sabía que el mánager me iba a sacar del juego y estoy bien con eso. Cubrí prácticamente el 90% del desafío, pero si tengo la oportunidad de lanzar los nueve innings, es lo que quiero hacer. Deseo subir al montículo cada vez y por lo menos alcanzar los siete episodios. Siento que esa es la meta de todo abridor. Y si puedo llegar a los nueve, creo que nunca lo he hecho en mi carrera, así que estaré feliz de hacerlo», agregó.

En territorio poco visitado

Ningún abridor de los Tigres desde la existencia del Comerica Park ha tenido una racha de cinco aperturas con esa cantidad de innings y tan pocas carreras permitidas. Michael Fulmer fue quien más cerca estuvo en 2016, cuando se llevó el premio al Novato del Año en la Liga Americana, al permitir una rayita en 34 capítulos y un tercio de labor, incluyendo cuatro apariciones corridas sin tolerar anotaciones. Ponchó a 30 y regaló 10 boletos en ese lapso.

«Solo queremos un chance de ganar», señaló el receptor de los bengalíes, Jake Rogers. «Queremos mantener el marcador tan cerca como sea posible. Cuando Eduardo está haciendo esto cada semana, es un poco más fácil ganar. Puedes anotar una o dos carreras y ganar. No puedes pedir algo mejor»

El problema para los Tigres es que mientras mejor lance Rodríguez, más aumentan las posibilidades de que pueda marcharse del club. El criollo tiene una cláusula de salida en su contrato al final de esta temporada; es decir, podría ganar 49 millones de dólares durante las próximas tres campañas con Detroit o saborear las mieles de la agencia libre y buscar un pacto todavía más jugoso.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Share This Article