¿Cuáles podrían ser las sedes de un hipotético Mundial Sub-17 en Venezuela?

Luiyi Vivas
Luiyi Vivas
Estadio Monumental de Maturín, el más grande de Venezuela y posible sede del Mundial Sub-17 | Foto Cortesía
0
(0)

Tras el anuncio de la petición formal de Venezuela para organizar el próximo Mundial Sub-17, la ilusión por ver a grandes selecciones juveniles disputando el certamen en el país cobra efervescencia. Más allá de la candidatura, la realidad parece compleja de cara a poder adaptarse a las necesidades que exige un organismo como FIFA.

Sin embargo, en este juego imaginario que se hará a continuación, se tratará de analizar las posibles ciudades que podrían albergar el torneo. Vale resaltar, que las últimas tres copas del mundo de la categoría tuvieron: cuatro (Brasil 2019), seis (India 2017) y ocho escenarios (Chile 2015), respectivamente. Eso da un promedio de seis sedes y se agregaría dos sedes alternativas, para un total de ocho.

La FVF solicitó para Venezuela, la sede del Mundial Sub-17 2023.

Caracas: La capital no puede quedar fuera de la fiesta del Mundial Sub-17

Aunque en la Copa América 2007 Caracas solo recibió el encuentro por el tercer lugar; la capital hoy luce como una sede obligada para cualquier evento a realizarse en el país. Desde razones logísticas, por factores como transporte y hotelería, hasta de infraestructura, le dan argumentos a la ciudad más importante de Venezuela de adjudicarse una de las plazas del torneo.

El Estado Olímpico de la UCV acogió a la extinta Copa del Mundo de Clubes, campeonato de carácter amistoso, desarrollado en los años 50´ y 60´, por la que desfilaron los mejores clubes del planeta: Real Madrid, FC Barcelona, Atlético de Madrid, FC Porto, River Plate, AS Roma, Valencia CF, Sao Paulo FC, Sevilla FC y otros más. Dicho campeonato es recordado por el secuestro del astro hispano-argentino Alfredo Di Stéfano, acaecido durante la disputa del certamen en 1963.

Carcas recibió la final de la Copa América 1975.

Además, el recinto universitario –actualmente con capacidad para más de 20 mil personas- también recibió los Juegos Bolivarianos de 1951 y los Panamericanos de 1983. Asimismo, fue la sede de la final de la Copa América 1975 entre Perú y Colombia, que se jugó bajo el esquema de ida y vuelta, pero ante la victoria de peruanos y colombianos en sus países, debió jugarse un encuentro definitorio cumplido en Caracas y que les dio el título a los incas.

Maracaibo: El Pachencho ha resurgido de sus cenizas

Como el ave mitológica que renace, el Estadio Pachencho Romero de Maracaibo ha sido reinaugurado recientemente luego de años de precariedad. Engramado nuevo, camerinos y palcos totalmente renovados, le dan una nueva cara a un emblemático estadio que fue sede de la final de la Copa América 2007, entre Argentina y Brasil, duelo que terminó con goleada y título para La Verdeamarela (3-0).

Con capacidad para más de 40 mil personas, el estadio zuliano tuvo además cuatro encuentros más del certamen continental (tres de la fase de grupos y uno de semifinales). Fue también escenario de los Juegos Bolivarianos de 1970 y 1989, también de los Centroamericanos y del Caribe 1998. Además, acogió el Sudamericano Sub-17 de 2005. Maracaibo como ciudad, ofrece comodidades en el ámbito hotelero y logístico.

YouTube player
El Estadio Pachencho Romero de Maracaibo fue reinaugurado este año.

Maturín: El más grande quiere un evento de esa magnitud

Hace 16 años cuando se inauguró el Estadio Monumental de Maturín, muchos cuestionaron el hecho de construir un recinto para casi 52 mil personas en el oriente del país. Sin embargo, durante la Copa América 2007 la afición cumplió en cada uno de los tres partidos albergados (dos de la fase de grupos y uno de cuartos de final). De igual manera, recibió el Sudamericano Sub-20 2009 con un total de 12 encuentros.

Solucionado el tema del drenaje -uno de sus grandes inconvenientes desde su construcción-, con los trabajos a los que se fue sometido en los últimos meses, el Monumental se presenta como candidato a recibir cualquier evento grande. Ya lo hizo en las Eliminatorias a Rusia 2018 con dos encuentros y también lo hará en las venideras a 2026, siendo la primera ciudad en la que Venezuela sea local. Maturín también tiene diversidad como ciudad para hacerse casi con seguridad de alguna plaza de cualquier certamen que se realice en el país.

YouTube player
Así luce el Monumental de Maturín en este 2023.

Ciudad Guayana: Cachamay no puede quedarse fuera del evento

El Estadio Cachamay de Puerto Ordaz en Ciudad Guayana, es uno de los tradicionales de Venezuela. Durante la Copa América 2007 acogió tres encuentros (dos de fase de grupos y uno de las semifinales), además ha sido sede dos veces sede del Sudamericano Sub-20 en 1991 y 2009 y en múltiples ocasiones ha visto encuentros de Eliminatorias al Mundial.

Las casi 42 mil almas que puede albergar el gigante guayanés y sus condiciones de estadio de primer nivel, le dan un lugar casi asegurado en la fiesta que puede significar un Mundial Sub-17 en Venezuela. El tema del aeropuerto, condiciones de la ciudad, hotelería y logística, también le dan un plus a Ciudad Guayana, la primera ciudad planificada del país.

YouTube player
El Estadio Cachamay de Puerto Ordaz, una de las posibles sedes del Mundial Sub-17.

San Cristóbal: El Templo Sagrado siempre será opción

El Estadio Polideportivo de Pueblo Nuevo es el recinto del interior del país que más veces ha albergado a la selección nacional, premio a una región que vive y disfruta el fútbol de manera particular. El Templo Sagrado del balompié nacional fue el escenario inaugural de la Copa América 2007, en la que Venezuela y Bolivia empataron a dos. De igual manera, tuvo otros tres encuentros del torneo de naciones más antiguo del mundo (dos más de la fase de grupos y uno de cuartos de final).

San Cristóbal recibió en 1991 al Sudamericano Sub-20 y ha visto también a Venezuela disputar encuentros de Eliminatorias para los mundiales de 1986, 1994, 1998, 2002, 2006, 2010, 2014 y 2018. Con capacidad para más de 38 mil personas, el estadio en la actualidad necesitaría algunas refacciones que le permitan estar a tono para el Mundial Sub-17. La ciudad también tiene varios puntos que mejorar como posible plaza mundialista.

YouTube player
San Cristóbal es una de las sedes tradicionales del fútbol en Venezuela.

Puerto La Cruz: La histórica plaza de la primera clasificación mundialista

Una plaza que en la actualidad parece haber quedado en el olvido es Puerto La Cruz, atrás quedaron sus recuerdos de grandes episodios de La Vinotinto como el triunfo ante la Argentina de Messi en 2011. La muerte del Deportivo Anzoátegui en 2019, fue un golpe duro para una ciudad que empezaba a ganarle cariño al balompié.

El Estadio José Antonio Anzoátegui acogió tres duelos de la Copa América 2007 (dos de fase de grupos y uno de cuartos de final). Así como también fue escenario del Sudamericano Sub-20 2009 y sobre su césped, Venezuela logró por primera vez un boleto mundialista en ese torneo juvenil. Además, fue casa de la mayoría de los encuentros de La Vinotinto como local durante las Eliminatorias Mundialistas de 2010 y 2014. Con aforo para más de 37 mil personas, el recinto que estuvo en mal estado durante un tiempo, ha venido siendo recuperado en los últimos meses. Puerto La Cruz, como ciudad turística también cuenta con grandes argumentos.

El Estadio José Antonio Anzoátegui de Puerto La Cruz.

Mérida: Otra plaza con tradición futbolística

El Estadio Metropolitano de Mérida con capacidad para más de 42 mil personas, es uno de las instalaciones más bonitas del país. Su paisaje de montaje le da un ambiente característico y la pasión de la región por el fútbol es especial. Allí se disputaron tres encuentros de la Copa América 2007, todos de la fase de grupos y se jugaron dos encuentros de las Eliminatorias a Rusia 2018 y uno hacia Catar 2022.

Mérida, pese a ser una ciudad históricamente turística, también tiene varios puntos para mejorar de cara a ser una de las sedes de un posible Mundial Sub-17. Recientemente se habló de la reapertura de su aeropuerto, algo ideal de cara a sus opciones como plaza, que en cuanto a hotelería luce más fuerte. La amabilidad de su gente y peculiar apego por el balompié, son su mejor carta de presentación.

El Estadio Metropolitano de Mérida.

Octava sede: ¿Barinas o Cabudare?

Al pensar en una octava sede, quedan dos opciones en la mesa: Barinas o Cabudare. De ellas, el llano parece tomar más fuerza pues el Estadio Agustín Tovar “La Carolina” ha tenido más actividad en el último tiempo, de hecho, ha sido sede de encuentros de Eliminatorias al Mundial tanto para 2018 como para 2022. En la Copa América 2007 solo recibió un partido de la fase de grupos entre Paraguay y Estados Unidos.

Del otro lado está Cabudare, una plaza que hoy ni siquiera tiene equipo profesional en la Primera División, tras la reciente desaparición del Deportivo Lara. Pese a ser uno de los estadios más imponentes construidos para la Copa América 2007, en la que recibió tres duelos (dos de fase de grupos y uno de cuartos de final), hoy no luce su mejor cara y pareciera tener pocos dolientes. Con capacidad superior a las 45 mil personas, el recinto larense necesita volver a figurar en los planos futbolísticos del país. El último gran evento que recibió fue el Sudamericano Sub-20 Femenino de 2016, en el que Venezuela se alzó con el trofeo.

Entre esas nueve plazas saldrían las ocho posibles ciudades que albergaría un Mundial Sub-17 en Venezuela, algo que parece poco probable, pues los rumores sitúan algún país asiático o europeo como destino. De igual forma, la candidatura nacional es real y mientras la FIFA no determine su decisión final, se puede permitir seguir soñando.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Share This Article