Cambio de Arcia fue difícil de digerir para excompañeros de Milwaukee

Andres Espinoza
Andres Espinoza
The Associated Press
5
(1)

Durante los primeros cinco años y medio de su carrera en las Grandes Ligas, el venezolano Orlando Arcia defendió los colores de los Cerveceros de Milwaukee. Antes de eso, el torpedero también engalanó las granjas de la organización, de la que llegó a ser considerado como el mejor prospecto. Allí, el ahora estelar de los Bravos de Atlanta compartió con varias figuras que hoy en día se encuentran en la élite de su juego, bien sea todavía con los lupulosos o, al igual que él, en otra divisa.

Dos de ellos son los relevistas Josh Hader y Devin Williams, ambos invitados al recién celebrado Juego de Estrellas en Seattle, donde tuvieron la oportunidad de reencontrarse con su excompañero. La diferencia entre el Arcia actual y el que compartió dugout con la dupla de serpentineros es abismal; por lo menos en lo que se refiere al desempeño en el terreno de juego, porque según los lanzallamas, las festividades del clásico de luminarias ofrecieron la misma personalidad jocosa del nativo de Anaco.

«Es increíble. Crecí con él en las ligas menores», le dijo Hader a The Atlanta Journal-Constitution. «Cuando lo cambiaron, creo que estábamos en Chicago. Tiene una gran personalidad que quieres que esté de tu lado. Un jugador duro, que siempre ama divertirse. Ese tipo siempre está sonriendo. Es divertido, tiene una energía contagiosa«.

Su éxito sirve de consuelo

Williams se mantiene con los Cerveceros en la actualidad, mientras que Hader también encontró un nuevo camino fuera de la organización, con los Padres de San Diego. De igual forma, como miembros de la Liga Nacional, el trío no solo tuvo la oportunidad de formar equipo nuevamente en el Juego de Estrellas, sino que pueden verse con mayor frecuencia cuando sus conjuntos coinciden.

A pesar de que perder a un pelotero tan respetado en el cluhouse siempre es complicado, el hecho de que la mudanza haya sido para mejor sirve de consuelo para los lanzadores, que están felices de que Arcia haya podido encontrar el ritmo de juego que tantos scouts pronosticaron que tendría cuando apenas ascendía por las sucursales de Milwaukee.

«Verlo en Atlanta, donde obviamente tienen un buen equipo, y ganar una Serie Mundial, luego convertirse en un All-Star. Es especial», continuó Hader. «Eso es algo que tenemos los jugadores, siempre vamos a apoyar a nuestros chicos. Buenas personas, buenos peloteros. Los apoyas para que puedan ser la mejor versión posible de ellos. Así que tenerlo aquí, recordando tantas cosas y el simple hecho de estar en el mismo terreno con él otra vez, es genial», añadió.

La respuesta siempre estuvo allí

Pese a las proyecciones y a su puesto como joya principal de la divisa en su momento, Arcia nunca pudo explotar todo su potencial con los Cerveceros. En sus 538 compromisos disputados con el club, su línea ofensiva fue de .245/.295/.366, muy distante de la que ha producido este año (.294/.345/.424).

No obstante, el talento nunca estuvo en duda. Incluso cuando las constantes fallas hicieron que muchos dentro de la novena perdieran fe en el criollo, sus compañeros sabían que se trataba de uno de esos casos en los que había que hallar la fórmula indicada. El problema es que muchas veces los jugadores también fracasan en sus intentos por encontrarla. Pero afortunadamente para Arcia, Atlanta dio en el clavo.

«Es grandioso ver cómo ha marchado su carrera desde que se fue de Milwaukee«, aseguró Williams. «Él era nuestro prospecto número uno cuando me seleccionaron en el draft o poco después. Lo vi ascender a las mayores. No siempre tuvo el mayor éxito o el mejor año, pero siempre ha sido increíblemente talentoso. Y ha logrado ensamblar todo desde su llegada a Atlanta. Ha estado jugando muy bien. Estoy muy feliz de ver eso».

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Share This Article