Breel Embolo y el gol más amargo de su carrera

sellodeportivo
sellodeportivo
El delantero de Suiza se transformó en el primer jugador en marcarle a su país de nacimiento / REUTERS
5
(1)

Todo sueña con marcar en un Mundial y hacer una celebración memorable. Pero ese no fue el caso del delantero Breel Embolo. El jugador de Suiza en vez de darle rienda suelta a la euforia, casi pidió disculpas. ¿La razón? Nació en Yaundé, la capital de Camerún. Su diana significó que los helvéticos hilaron el sexto partido sin perder en un debut de una Copa del Mundo. Además de dar un paso adelante en el grupo G. Pero para Embolo fue agridulce.

“Si marco un gol intentaré no celebrar. Pero el fútbol es un deporte de emociones. Si lo celebro no será contra mi país natal, sino porque quiero ganar. Es un partido muy, muy especial para mí y para toda mi familia. Porque es un poco como un conflicto. Habrá mucha emoción a lo largo de este duelo”, advirtió Embolo, antes de iniciar el torneo y cumplió.

El camino de Embolo

El divorcio de sus padres lo llevó a Europa, pero no directamente a Suiza. Primero hizo escala en Francia, donde su mamá se hizo pareja de un suizo y ahí sí se mudaron a suelo helvético. Precisamente en Basilea. El atacante creció con afiches de Mario Balotelli, Ronaldinho y de Samuel Eto’o en su cuarto. Desde tempranó destacó y el club local lo captó. Su debut se dio a los 17 años de la mano de Murat Yakin, su actual técnico en la selección.

Aunque en sus inicios pudo defender a Camerún. “Tuve la posibilidad de ir al Mundial con Camerún en 2014, con el seleccionador Volker Finke (…) Nunca rompí el vínculo con Camerún y venía de disputar solo tres o cuatro partidos con el Basilea. Pensé mucho en esa decisión. Fue muy difícil. Y de repente, un día te despiertas, tienes tus respuestas y te dices: ‘Esto es lo que quiero. No hay vuelta atrás’. En mi familia había partidarios de las dos selecciones. Pero todos respetaron mi decisión de jugar en Suiza”, confesó el delantero del Mónaco.

Un vínculo eterno

Su relación con Camerún es muy fuerte y así lo hace saber Embolo. “Toda mi familia vive allá. Para conservar este vínculo voy una o dos veces al año. Quiero que mis hijos también conserven estas raíces. Y también quiero retribuir a través de ciertas organizaciones benéficas (…)Mi padre todavía vive allá. Así que nos sumergimos por completo y me sienta muy bien cada viaje”, aseveró. Acciones que hablan del talante solidario del jugador y la identidad que tiene con el país africano. De ahí lo agridulce de su primer gol en un Mundial.

En la vereda de al frente le guardan cariño. “Nos conocemos, es mi hermano pequeño. Nos hablamos a menudo por teléfono y quería felicitarlo. Esto es un juego. Que estemos en equipos diferentes, no significa que no sigamos siendo hermanos. Me alegro por él y estoy orgulloso. Está con la selección suiza y me hubiera gustado que estuviera a mi lado, pero así es la vida”, soltó Rigoberto Song, DT de los Leones Indomables.

noticias deportivas de Venezuela – sello deportivo

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Share This Article