Avisaíl García prepara su regreso hacia un escenario incierto

Andres Espinoza
Andres Espinoza
Getty Images
0
(0)

Cuando los Marlins de Miami firmaron a Avisaíl García rumbo a la temporada 2022, el venezolano venía de una excelsa zafra con los Cerveceros de Milwaukee, en la que registró una línea ofensiva de .262/.330/.490, con 18 dobles, 29 jonrones y 86 carreras empujadas en 135 compromisos. Esos números motivaron al alto mando de los peces a ofrecerle un contrato por cuatro años y 53 millones de dólares, que hasta los momentos ha sido objeto de fuertes críticas por parte de los aficionados del club.

García no ha tenido el mejor comienzo a su etapa con los Marlins. En la contienda pasada, su primera con el uniforme de la organización, apenas marcó un promedio de .224, con un OPS de .582 en 98 desafíos. Y en lo que va del actual torneo, las cosas han empeorado para el nativo de Anaco, con una pálida línea ofensiva de .188/.243/.333, con un doble, tres bambinazos y ocho fletadas.

El patrullero apenas pudo disputar 22 desafíos con los Marlins antes de sufrir una lesión en la espalda que lo obligó a ingresar en el listado de incapacitados el pasado 29 de abril. Desde entonces, las praderas de Miami se han visto seriamente afectadas por los problemas físicos de otras piezas como el dominicano Jesús Sánchez y el estelar Jazz Chisholm Jr., quien hizo la mudanza hacia el bosque central en esta contienda luego de la llegada de Luis Arráez a la segunda base del combinado.

En la recta final

Pero la ayuda podría estar en camino para Miami. El criollo inició una asignación de rehabilitación con la sucursal Triple A de la organización el pasado lunes y sacudió un soberbio cuadrangular en uno de sus cuatro turnos de la faena. Sin embargo, durante la ausencia del paleador, los Marlins han encontrado a refuerzos de lujo en el cubano Jorge Soler y el dominicano Bryan De La Cruz, por lo que el cupo garantizado en la alineación no parece seguro.

Un buen comienzo para el venezolano en esta nueva audición sería un desempeño sólido durante su asignación de rehabilitación. Hasta antes de la jornada de este jueves, García había disputado solo dos encuentros con la sucursal Triple A y tenía un incogible (el cuadrangular) en siete turnos oficiales, sin boletos y con cuatro ponches.

Una vez que el criollo reciba el visto bueno médico para retornar y los Marlins consideren prudente que lo haga, el mánager Skip Schumaker deberá encontrar la fórmula indicada para mantenerlo activo. García podría servir de jardinero derecho si Soler figura como bateador designado, pero eso compromete las opciones de juego para el cubano Yuli Gurriel y Garrett Cooper. La línea ofensiva de este último es bastante similar a la de García, aunque con más turnos.

¿Dinero sobre rendimiento?

Mientras tanto, en el caso de Gurriel, el antillano no puede competir con el poder de García o Cooper, pero sus números ofensivos en general son superiores a los de ambos. Además, el antillano también ha demostrado una gran habilidad para remolcar carreras y solo se poncha a un ritmo del 9%.

El jugoso contrato que firmó el venezolano, invitado al Juego de Estrellas con los Medias Blancas de Chicago en 2017, colocará presión sobre Schumaker para que lo incluya en el lineup tanto como sea posible. Pero al mismo tiempo, para sorpresa de la mayoría, Miami se mantiene en la segunda posición de la división Este de la Liga Nacional, con un récord positivo de 29-27.

Eso también obligará al timonel a escribir la alineación más competitiva posible jornada tras jornada, con miras a brindarle una alegría a la afición del combinado, que no ve a su equipo llegar a los playoffs desde la recortada campaña de la pandemia en 2020, cuando se metieron en octubre también de forma sorpresiva.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Share This Article