Arráez se ubica en buena posición para construir del éxito obtenido en 2022

Andres Espinoza
Andres Espinoza
The Associated Press
0
(0)

Para Luis Arráez el año pasado no pudo salir mejor. Resultó campeón bate de la Liga Americana, consiguió su primer Bate de Plata y también invitación al Juego de Estrellas. Además, el venezolano fue uno de los pocos toleteros en recibir más boletos que ponches y tuvo el mejor contacto entre todos los bateadores calificados.

El nativo de San Felipe es una máquina de embasarse, tal como lo demostró su OBP de .375 puntos el año pasado, que es muy similar al que exhibe de por vida en las mayores (.374). En cuanto a la defensiva se refiere, Minnesota también pudo sacar provecho de su versatilidad, que le permitió ver acción en tres posiciones distintas, sin incluir el puesto de bateador designado.

Ahora, Arráez iniciará una nueva etapa en su carrera. Por primera vez jugará en un conjunto diferente a los Mellizos y en una liga distinta a la Americana. El criollo fue canjeado a los Marlins de Miami hace algunas semanas y se espera que allí regrese a defender de forma mayoritaria la segunda almohadilla.

Lo mejor parece estar por venir:

A pesar de que el paleador ha demostrado su capacidad de mantener el foco en el plato más allá de la inestabilidad en cuanto a una posición defensiva, es fácil imaginar que su madero solo podrá mejorar al enfocarse en solo un puesto.

Pero más allá de eso, hay razones para creer que Arráez está en una gran posición para construir del éxito obtenido en un ambiente complementa diferente en 2022.

En la recta final de sus 25 años, el venezolano está entrenando en la que suele ser la mejor etapa de un jugador profesional. Tiene altas posibilidades de alinear regularmente como el primer bate de Miami, puesto en el que Arráez ligó para .299/.349/.404 con los Mellizos el año pasado.

Es cierto que el All-Star ha sido mejor en contra de lanzadores derechos a lo largo de su carrera, pero contrario a la mayoría de los casos de bateadores zurdos, la «Regadera» también tiene un rendimiento sólido ante los serpentineros de su misma mano (.265/.331/.354).

Nuevas dimensiones no son problema para Arráez:

Y a pesar de que el LoanDepot Park tiene reputación de ser un estadio que beneficia a los lanzadores, esa situación no debería afectar mucho – o en lo absoluto – a un bateador del estilo de Arráez, que suele utilizar todo el campo para conectar sus batazos, en lugar de buscar únicamente el cuadrangular.

De vuelta al puesto de camarero regular, la herramienta analítica Statcast asegura que los Marlins toman la decisión correcta, pues el criollo ha ido mejorando sus «Outs Por Encima del Promedio». En su primer año en las mayores en 2019, Arráez marcó «-11» en dicho departamento como segunda base, pero esa cifra mejoró a «-3» en 2020 y 2021 y terminó en «1» en 2022.

Parece un poco cruel con el toletero de los Marlins esperar que repita como campeón bate, ahora en la Liga Nacional, pero no es del todo descabellado. El sistema de proyecciones «ZiPS», desarrollado por Fangraphs, espera que el criollo registre el mejor promedio de todas las mayores en 2023, con .311 puntos.

En pocas palabras, hay múltiples razones, analíticas y hasta naturales, para pensar que la «Regadera» continuará esparciendo batazos por doquier en la venidera contienda, incluso después de la mudanza.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Share This Article