Arbitraje como causa de divorcio en Grandes Ligas

Cesar Sequera
Cesar Sequera
Luis Arráez fue el mejor pelotero de los Marlins en 2023- Foto MLB
5
(1)

El arbitraje en las Grandes Ligas es la típica arma de doble filo. Tan útil como para asegurarle un aumento salarial para los jugadores que no reúnan el tiempo de servicio suficiente como para ser agente libre, aunque dañina porque puede ocasionar el deterioro de la relación con las organizaciones empleadoras.

Es un caso que actualmente se vive en las mayores. Jugadores que pasaron por el arbitraje no escondieron su pesar por el desenvolvimiento del proceso y hasta manifestaron el malestar con el que quedaron con sus propios equipos.

Quizás el más molesto el año pasado fue Corbin Burnes, ganador de un premio Cy Young y el mejor beisbolista en el roster de los Milwaukee Brewers. El derecho fue al arbitraje para definir el sueldo que tendrá durante la temporada de 2023 y, tras perder la audiencia, declaró que su relación con la organización quedó “lastimada”. Todo por 750 mil dólares.

Ahora los Marlins de Miami van a una situación similar con Luis Arráez, campeón bate en la zafra anterior, la pasada a esa aunque en la Liga Americana con los Mellizos y su principal estrella en 2024—Sandy Alcántara no jugará la venidera zafra por una operación Tommy John.

YouTube player

Arráez le pidió a Miami un sueldo de 12 millones dólares por la próxima temporada, mientras que los Marlins le ofrecieron 10,6 millones. Esto luego de una temporada en donde el venezolano bateó para .354 (574-203) con .393 de OBP y .469 de slugging. Al no llegar a un acuerdo, irán a uno de los procesos más complicados y que todo equipo debería evitar: el arbitraje salarial.

Primero, un poco de contexto. ¿Cómo funciona el arbitraje en Major League Baseball? El calendario de las Grandes Ligas consta de 187 días, pero para que un jugador tenga un año de servicio debe acumular 172 días en el roster activo de un equipo o en la lista de lesionados. Todos los beisbolistas con tres o más años de servicio, aunque con menos de seis, calificará para ir al arbitraje salarial.

Hay algunas excepciones notables, ya que el 22 por ciento de los jugadores con más de dos años de servicio también son elegibles para el arbitraje bajo la designación de «Súper Dos». No obstante, determinar cuáles son los que pueden optar a esa figura es un poco más complejo.

Algunas de las cosas que se dicen probablemente no deban decirse. Entiendo que quieran ganar, pero debe haber respeto»

Corbin Burnes sobre los argumentos de los Brewers

Una vez definido quién puede ir al arbitraje, llega la parte oscura del proceso. El jugador determina una cantidad de dinero que considera justa para ganar y el equipo responde con otro monto. En caso de no alcanzar un acuerdo, un juzgado determinará cuál de las opciones es la vencedora. Debe ser una suma o la otra, no un punto medio.

Durante el arbitraje, la defensa del jugador presenta los argumentos por los que su petición del sueldo debe ser la escogida. Luego, los representantes de equipos muestran razones por las que su oferta debe imperar. Normalmente esas explicaciones son fallas de su propio jugador, debilidades y errores que han cometido los años anteriores.

«En cierto modo descubres tu verdadero valor. Trabajas duro durante siete años en la organización y cinco años con el equipo de Grandes Ligas, y entras allí y básicamente te valoran de manera muy diferente de lo que pensabas que contribuías a la organización”, declaró Burnes a MLB.com. “Honestamente, es difícil de escuchar, difícil de aceptar, pero están tratando de hacer lo que pueden para ganar la audiencia. Pero, obviamente, creo que hay otras maneras en que podrían haberlo hecho. Ser un poco más respetuoso con la forma en que lo hicieron”.

¡Apuesta y gana en Sella tu Parley! Obtén 50% de descuento en tu primer depósito. ¡Haz click aquí!

¿Qué dicen los equipos en el arbitraje?

Corbin Burnes no será el primer ni el último jugador que termine incómodo por el arbitraje. De hecho, es un proceso que los propios equipos intentan evitar llegando a un acuerdo antes de acudir al juzgado, pero una vez ahí, no muestran contemplación alguna. Irán hasta el final para que se imponga su solicitud.

El resultado no fue realmente el que esperábamos y no creo que fuera el correcto«

Kyle Tucker tras perder el arbitraje con Houston en 2023

Fue lo que comentó un jugador venezolano que fue recientemente al arbitraje. Ya le habían advertido que sería criticado por sus propios jefes, no obstante, eso no evitó que terminara sorprendido.

“No fue fácil, sinceramente. Te sacan de todo y eso te deja loco”, explicó un beisbolista contactado por Sello Deportivo que prefirió mantenerse en el anonimato. “Tus fallas como jugador, los días que llegaste tarde y algunos errores que cometiste fuera del terreno. El equipo para el que juegas y, jugarás sin importar lo que diga el arbitraje, te dice que no eres suficientemente bueno como para ganar (el sueldo) que consideras justo”.

image 16
Corbin Burnes es de los mejores abridores de la actualidad- Foto MLB

Burnes, quizás el mejor lanzador de la actualidad, perdió su arbitraje el año pasado. Pidió que le pagaran 10.75 millones de dólares en 2023, mientras que los Brewers decían que 10.01 millones de dólares era suficiente. Luego de que ambas partes presentaran sus argumentos, un panel de tres árbitros determinó que Milwaukee tenía razón. Ahora, poco más de 700.000 dólares—mucho para un ciudadano común, poco dentro del negocio del deporte—ocasionó daños que puede causar una separación traumática.

“No se puede negar que la relación definitivamente está herida por lo que sucedió en las últimas semanas. Realmente no hay forma de evitar eso”, siguió Burnes sobre lo que escuchó en el arbitraje. “Obviamente somos profesionales y vamos a salir y hacer nuestro trabajo, y seguir haciendo lo que pueda cada cinco días cuando salga. Pero algunas de las cosas que se dicen probablemente no deban decirse. Ir a una audiencia sin necesidad de hacer eso”.

¿Qué pueden decir de Luis Arráez?

Luis Arráez viene de una temporada en la que rozó la perfección. Conectó hit por doquier, jugó lastimado para ayudar a unos Marlins que sorpresivamente se metieron en la postemporada y hasta jugó una defensiva por encima del nivel. Entonces, ¿por qué no pagar lo exigido por el pelotero?

Lo cierto es que el acuerdo no llegó y, a menos que aparezca un acercamiento de posturas durante las próximas semanas, Arráez y Miami se verán en juzgados. De llegar a ese punto, el venezolano seguramente escuchará argumentos que ya oyó el año pasado.

Luis Arráez
Getty Images

Es necesario recordar que ésta será la segunda oportunidad que Arráez va al arbitraje salarial de las Grandes Ligas con los Marlins. Claro, en 2023 el acuerdo no llegó con los Marlins de Miami que, lo traspasaron a Miami y fueron los peces los que tuvieron que llevar un proceso que no propiciaron. El de 2024 sí fue buscado.

Una vez ahí, seguramente afirmarán que los 12 millones de dólares que busca Arráez son excesivos por su falta de poder o problema para jugar una defensiva de máximo nivel. Además, posiblemente señalarán que la poca velocidad para correr o la lesión que sufrió en el tobillo, zona que normalmente provoca mucho desgaste y perjudica el accionar de un beisbolista.

Muchos tendrán razón, pero todo lo dirán con Luis Arráez sentado y escuchando cómo su equipo le dice en su cara que no están bueno para pedir lo que cree justo. Incomodo y hasta necesario.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Share This Article