El anhelado regreso al nido de Rangel Ravelo

Foto: Prensa Cardenales

Un trío de temporadas tuvieron que pasar para ver a Rangel Ravelo de nuevo con los matices escarlatas de Cardenales de Lara. Aunque su voz no deja lugar a dudas de su procedencia habanera, el tono con el que se expresa parece el de cualquier barquisimetano alejado de su terruño durante un período de tiempo mucho más extenso del deseado.

«Fueron tres años de ausencia y para mí es algo muy emotivo estar acá de vuelta», se confesó el cubano ante el departamento de prensa crepuscular, a su llegada al Estadio Antonio Herrera Gutiérrez en la jornada vespertina del martes. «Los llevo en mi sangre y corazón».

Ravelo tuvo su primera cosecha en la Liga Venezolana de Beisbol Profesional en el curso 2015-2016. Debutó en el circuito con el premio al Productor del Año tras pelear la Triple Corona: fue segundo en carreras impulsadas (38), tercero en promedio de bateo (.354) y tercero en jonrones (8).

«Venezuela me dio lo que dejé en Cuba», afirmó en una entrevista a la página oficial de la LVBP, ya en 2017, en su tercer certamen en el nido.

El inicialista y jardinero izquierdo tiene una línea ofensiva vitalicia en la pelota rentada local de .341/.444/.509, con 218 hits, entre ellos 63 extrabases (22 cuadrangulares y 42 dobles), además de 108 carreras empujadas y 115 anotadas en cuatro zafras.

Entre bateadores importados en la historia de la liga con un mínimo de 700 apariciones al plato, Ravelo es líder en OPS (.952), de acuerdo a una búsqueda realizada en el motor de Pelota Binaria.

Cercano aún en la distancia

Desde su último paso en los terrenos venezolanos durante la campaña 2018-2019, donde quedó campeón con Lara, han pasado muchas cosas en la vida de Rangel Ravelo. Debutó en Grandes Ligas en 2019 también con unos Cardenales, pero de San Luis ,y allí vio acción intermitente hasta 2020. Para el 2021 firmó con la organización de los Dodgers de Los Ángeles y tras dejar exorbitantes números en la sucursal Triple A en Oklahoma, desde Japón le compraron el contrato.

«Sentía tristeza acompañando a la distancia porque yo quería estar con mis compañeros acá en el terreno», admitió sobre cómo vivió las temporadas de los pájaros rojos sin estar juego, pero no así alejado del estadio, donde se le vio en algunas oportunidades acompañando al equipo. «Estoy orgulloso de todo lo que lograron, con muchos jóvenes pudieron competir muchísimo».

El cubano jugó en República Dominicana en la 2020-2021 con Águilas Cibaeñas, divisa en la que logró el título y disputó la Serie del Caribe.

En el Lejano Oriente, con los Búfalos de Orix solo participó en tres encuentros en 2021 debido a lesión en una de sus manos, y en 2022 solo disputó 22 careos con pobre promedio de .138.

«Yo voy a estar en el rol que ellos me necesiten: en primera, como designado, en el jardín izquierdo, donde quiera que me ponga (Carlos )Mendoza (manager), voy a estar presente para ayudar a ganar», indicó sobre el papel que espera cumplir en la zafra que inicia el sábado 22 de octubre. «El objetivo es ganar el campeonato de nuevo y representar a Venezuela en la Serie del Caribe».

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 2

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Share this Article