Análisis del grupo D del Mundial de Qatar 2022

Luis Vilchez
Luis Vilchez 15/11/2022
Análisis del grupo D del Mundial de Qatar 2022
Francia buscará una hazaña que no ha hecho nadie desde Brasil en 1962 / Cortesía AFP

El campeón del pasado Mundial cuenta con un trabuco, a pesar de las bajas de titulares que ha tenido. La dupla Benzema-Mbappé infunde pavor. El contendiente de mayor envergadura que se encontrará en el grupo D será Dinamarca, un elenco con juego muy atractivo. El sector es muy desigual, porque las otras dos selecciones, Australia y Túnez, en los papales, parecen tener muy pocas probabilidades de luchar por un cupo a octavos de final.

Los campeones del Mundial meten miedo

A las bajas de Paul Pogba y N’golo Kante, columna vertebral de Francia en Rusia 2018, se le sumará la ausencia de Presnel Kimpembe. Todas ausencias de titulares para Didier Deschamps, pero Clairefontaine se ha vuelto una fabrica de talentos. En la zona medular estarán Adrian Rabiot y Aurélien Tchouaméni, sangre nueva para Les Blues. Mientras que en defensa emerge la figura de William Saliba, imperial con Arsenal en la Premier League.

A pesar de una UEFA Nation League gris, que activó algunas alarmas, la profundidad línea por línea la convierten en la selección más completa del Mundial. Otra duda era si jugarían línea de tres o de cuatro en el fondo, pero Deschamps aseguró que volverá a un esquema tradicional de dos centrales y dos laterales. Incluso cuentan con la fortuna de un Ousmane Dembélé enchufado y la irrupción goleadora de Christopher Nkunku. Ellos se suman a Kylian Mbappé, Karim Benzema y Antoine Griezmann. ¿Bicampeonato? Solo Italia (1934 y 1938) junto con Brasil (1958 y 1962) lo han hecho. Sin embargo, existe la maldición del campeón de quedar en fase de grupos.

La revelación de la Eurocopa

Dinamarca fue semifinalista en la pasada Eurocopa. Más allá de ganarse la empatía del mundo, luego de reponerse de la situación de salud de Christian Eriksen, su juego fue muy vistoso. Una selección recordada por el sorpresivo centro continental de 1992 y la influencia del balompié británico. Pero los pupilos de Kasper Hjulmand ya no son sorpresa ni juegan al «kick and rush» tradicional de Inglaterra. Buen pie e intención propositiva.

Su mayo argumento es Eriksen, que regresó de tal manera al fútbol que lo ficho Manchester United. Pero luego hay un perro de presa, que también la entrega redondita: Pierre Emile Højbjerg. En el área rival no van sobrados de contundencia con: Kasper Dolberg, Yussuf Poulsen y  Martin Braithwaite. Per en defensa cuentan con Simon Kjær y Andreas Christensen. Ni hablar en el arco con Kasper Schmeichel. Mención especial para Mikkel Damsgaard, que cuando está inspirado es un espectáculo.

Un canguro sin pegada

Australia fue el último en inscribir su nombre en el Mundial de Qatar. Lo hizo vía repechaje, luego de superar a Emiratos Árabes Unidos y sacar de carrera a Perú, por la vía de los penales. La definición de los 12 pasos ante los incas siempre será recordada por la actuación de Andrew Redmayne, que entró de cambio por Mathew Ryan (titular y figura de los socceroos). Los bailes bajo los tres palos de Redmayne aún atormentan a los de la franja. Pero más allá de esa anécdota, son pocos los argumentos futbolísticos de Australia.

El buen pie lo ponen Aaron Mooy y Ajdin Hrustic, pero no mucho más. El desequilibrio es obra de Awer Mabil. Mientras que el único que llega filoso de cara al arco rival es Garang Kuol, que hace vida en el torneo local. Sin embargo, en el pasado quedaron esas selecciones con: Mark Viduka, Harry Kewell o Tim Cahill. Complicado que los dirigidos por Graham Arnold compitan de buena forma. Repliegue y contragolpe. Aguantar con un rosario en la mano y esperar el milagro en área rival.

La africana más frágil en el Mundial

En el Mundial pasado los africanos fracasaron y ninguno pasó a la siguiente ronda. Para Qatar 2022 traen buenos exponentes, pero Túnez no entrar en ese lote. Los reflectores se posarán en Hannibal Mejbri, ficha de Manchester United y cedido Birmingham City. Aunque el futbolista más talentoso es Wahbi Khazri, quien marcó en Rusia 2018 y lleva la batuta.

El juego histórico de lo tunecinos es ofensivo, por su influencia francesa (fútbol champagne). Pero Jalel Kadri, que llegó en febrero por Mondher Kebaier, en plena Copa África, ha cambiado eso. Pragmatismo puro. Sin inventar mucho. Pocas cosas, pero bien hechas. Sin grandes figuras en el Viejo Continente y hasta 15 jugadores en el Mundo Árabe, no va sobrada de talento diferencial. Túnez ha participado en cinco ocasiones en Copas del Mundo, en ninguna pasó la fase de grupos. No hay indicio que en Qatar rompa su techo cristal.

noticias deportivas en Venezuela – sello deportivo

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Share this Article