Altuve envió un recordatorio de sus intenciones inmortales con gestas recientes

Andres Espinoza
Andres Espinoza
The Associated Press
0
(0)

José Altuve ha dado mucho de qué hablar desde su llegada a las Grandes Ligas en 2011. Muchos de esos comentarios han estado relacionados con su baja estatura, pues el venezolano mide menos de un metro y 70 centímetros, según los datos del portal Baseball Reference. Pero la realidad es que esos señalamientos han debido quedar en el pasado hace mucho tiempo atrás. El camarero de los Astros de Houston no es un jugador histórico por su tamaño físico, sino porque sencillamente lo es.

Durante los últimos años, algunos de los principales ránkings en los Estados Unidos han intentado remover al ganador del MVP de la Liga Americana en 2017 de sus listados de mejores defensores de la intermedia en la actualidad, en especial luego de que Altuve registrara su peor temporada en el mejor béisbol del mundo en 2020. Pero año tras año, el paleador de los siderales se ha encargado de ratificar su lugar en la élite, no solo entre los camareros de la liga, sino también entre los toleteros de toda la gran carpa.

En estas últimas semanas, el ocho veces invitado al Juego de Estrellas consiguió un par de hazañas que sirvieron como un recordatorio de que su camino hacia el Salón de la Fama de Cooperstown, si bien no está ni cerca de finalizado, sí se encuentra bien pavimentado hasta los momentos. Altuve se convirtió en el jugador de los Astros que ha llegado a los 2.000 imparables en una mejor cantidad de desafíos y esta misma semana inscribió su nombre como el tercer jugador de la organización en batear para la escalera.

Tan impresionante como siempre

La presencia de figuras como Shohei Ohtani y Ronald Acuña Jr. le ha restado valor mediático a lo conseguido por Altuve en tiempos recientes. No es culpa de la dupla que pocos peloteros en la actualidad – y en la historia – puedan ser tan exitosos en distintas áreas del juego como ellos, pero nada de eso debería hacer que la trayectoria que continúa recorriendo el segunda base pase por debajo de la mesa.

La lesión que sufrió el aragüeño durante la más reciente edición del Clásico Mundial de Béisbol lo marginó por una buena porción del vigente certamen, razón por la que antes de la jornada de este jueves, el tres veces campeón bate solo había disputado 64 desafíos en 2023. Eso no cambia el hecho de que, una vez más, Altuve está bateando para un promedio por encima de .300 (.313), con un OPS de .916.

Quizás más importante todavía, Altuve no ha sido uno de esos jugadores que pueden presumir de grandes números individuales, pero que tienen serias carencias colectivas. El criollo ha ganado dos Series Mundiales con Houston y ha jugado en otras dos en las últimas seis campañas. Ha estado presente en la Serie de Campeonato del joven circuito en cada una de las más recientes seis zafras y todo parece indicar que este año estará dando la pelea en octubre otra vez.

Altuve, de los mejores de su generación

Si Altuve logra finalizar la presente temporada con un promedio de .300 o más, será la séptima ocasión en su carrera en la que lo consigue. El simple hecho de decirlo o leerlo puede no resultar tan llamativo, pero cuando se toma en cuenta que pocos peloteros lo logran en una sola campaña de sus vidas, en especial en el béisbol de hoy en día en el que el promedio ha perdido importancia ante los jonrones y el slugging, la habilitad del seis veces Bate de Plata cobra una importancia todavía mayor.

«Tiene una habilidad increíble para hacer contacto», le comentó A.J. Hinch, exmánager de los Astros y actual dirigente de los Tigres, a MLB.com sobre Altuve. «Golpea los pitcheos en cualquier lugar de la zona de strike e incluso obtiene hits con envíos que están fuera de ella. Su plan se ha refinado tanto con el pasar de los años y continúa ajustándolo.

En el lado personal, es uno de los jugadores que maneja mejor sus emociones entre los que haya tenido a mi alrededor. Lo que lo hace tan bueno es que su corazón siempre está en un buen lugar para sí mismo y sus compañeros. Y bien sea que domine el día o no, sabes exactamente lo que vas a obtener de él cuando lo veas mañana», agregó.

Con miras a la recta final de la temporada, Houston está nuevamente en donde quiere estar. Gran parte de eso es gracias a un Altuve que está nuevamente saludable y causando estragos en el diamante. Miguel Cabrera lo describió hace algunos días como un futuro miembro del Salón de la Fama. Los grandes lo ven como lo que es, sin importar estatura y corpulencia.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Share This Article