Acuña Jr. transformó en realidad una nueva rareza

Andres Espinoza
Andres Espinoza
Prensa MLB
0
(0)

Ronald Acuña Jr. no pudo conectar el histórico jonrón 40 de su temporada este pasado jueves, pero cuando un pelotero está en la recta final de una campaña tan destacada como la del venezolano, hay más de una forma de causar un impacto en el juego y hasta en los libros de historia. Eso fue exactamente lo que hizo el jardinero de los Bravos de Atlanta en dicha jornada, cuando consiguió su carrera anotada número 140 del vigente certamen, lo que le permitió alcanzar algo que ha logrado con bastante frecuencia en 2023: unirse a un grupo selecto de jugadores.

Después de conectar un triple para abrir el tercer episodio de su equipo ante los Nacionales de Washington, Acuña Jr. pisó la registradora tras un doble remolcador del camarero Ozzie Albies. En el momento, más que la hazaña personal de la «Bestia», se destacó dicha anotación porque fue la primera en una entrada en la que los Bravos terminaron fabricando cinco rumbo a una victoria con marcador de 10-3 sobre los capitalinos; pero la nueva rareza hecha realidad por parte del cuatro veces invitado al Juego de Estrellas no tardó en apoderarse de la atención.

Como el primer bate regular de uno de los mejores equipos de las Grandes Ligas en la actualidad, todo ha marchado de forma ideal para que el oriundo de La Sabana atraviese el plato con la frecuencia con la que lo ha hecho este año. El jardinero forma parte de una alineación repleta de figuras que tiene a cada uno de sus miembros regulares con un OPS+ de por lo menos 98 y con 17 cuadrangulares.

Asimismo, Acuña Jr. se ha mantenido saludable, y con excepción de dos juegos que perdió recientemente, ha disputado todos los desafíos de la organización en el torneo en curso, en el que, por si fuera poco, lideraba a cada uno de los toleteros con un OBP de .416 antes de la faena del jueves.

Por primera vez desde 2007

Es normal que los vuelacercas y las bases robadas del criollo se adueñen de la atención del mundo beisbolero este año, tomando en cuenta la magnitud de lo que Acuña Jr. está al borde de conseguir con el 40-60. Sin embargo, la frecuencia con la que ha pisado el plato el estelar guardabosques es tan impresionante como cualquier otra de sus estadísticas y los números lo demuestran.

En la historia reciente, lo hecho por el dos veces Bate de Plata es bastante raro. El último jugador en cristalizar la marca de las 140 carreras anotadas fue Alex Rodríguez en 2007, cuando vestía el uniforme de los Yankees de Nueva York. Curiosamente, esa temporada llegó justo un año después del último torneo de 40-40 en la gran carpa, logrado por el dominicano Alfonso Soriano con los Nacionales.

Entre 1920 y 1930, una década de mucha ofensiva, se registraron 35 zafras de 140 carreras anotadas. Pero contando la de Acuña Jr., solo ha habido 15 desde entonces y nueve de ellas llegaron entre 1993 y 2001.

¿Y si Acuña llega a 150?

Muchas cosas tendrían que jugar a favor de Acuña Jr. para que pudiera pisar la registradora en 10 ocasiones más en los últimos nueve juegos de los Bravos en la ronda regular, pero si algo ha quedado claro en 2023 es que dudar del venezolano y de la capacidad ofensiva de Atlanta es absurdo.

Y si el patrullero encuentra la forma de lograrlo, se convertiría en el primer jugador en hacerlo en 23 años, de hecho, el legendario Jeff Bagwell (152 en el 2000) es el único pelotero en alcanzar dicha marca desde 1950. Los otros en conseguirlo más recientemente fueron los inmortales Ted Williams (150 en 1949) y Joe DiMaggio (151 en 1937).

De las 19 ocasiones en las que alguien ha materializado el registro en la «Era Moderna», 17 tuvieron lugar en las décadas de 1920 y 1930.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Share This Article