A la callada, Moreno ha sido fundamental en el éxito de Arizona

Andres Espinoza
Andres Espinoza
Getty Images
0
(0)

Gabriel Moreno no es el típico pelotero que suele apoderarse de los titulares de prensa y de la atención de los fanáticos, por lo menos no todavía. Incluso en sus tiempos de prospecto, el venezolano no se posicionó entre los mejores del béisbol sino hasta el último año y medio antes de estrenarse en las Grandes Ligas. Lo que sí es seguro, es que el poco protagonismo mediático que ha tenido el receptor de los Cascabeles de Arizona a lo largo de su carrera hasta ahora no es por falta de méritos. Y en la presente temporada, una vez más a la callada como acostumbra, el joven toletero ha sido un héroe anónimo.

Moreno, de 23 años de edad, está en su primera campaña con las serpientes luego de que el alto mando de la organización creyera tanto en sus habilidades que decidiera enviar a Daulton Varsho, el mejor pelotero de la divisa en años pasados, a los Azulejos de Toronto a cambio de sus servicios durante el invierno. Y es seguro decir que Arizona no estaría teniendo el nivel de éxito cosechado hasta la fecha – en posesión absoluta del segundo cupo comodín de la Liga Nacional antes de la faena del lunes – sin la presencia diaria del larense en la alineación.

La otrora promesa ha sido la fuerza estabilizadora detrás del plato que el gerente general Mike Hazen visualizó al momento de tirar del gatillo en la transacción con los canadienses. Moreno ha llevado al cuerpo de lanzadores y al equipo en general a nuevas alturas, en especial en la segunda mitad de la contienda, con su guante, mentalidad y bate. No es casualidad que cuando el barquisimetano tuvo que ser inscrito en la lista de incapacitados más temprano en el año, los Cascabeles tuvieron problemas para rendir de la misma manera, hasta que el careta hizo su regreso y todo volvió a la normalidad.

Impacto en ambos lados:

En sus primeros 103 desafíos de la presente temporada, Moreno registró una línea ofensiva de .292/.342/.419, con un OPS+ de 107. Además de eso, el máscara conectó 17 dobles, un triple, siete cuadrangulares, impulsó 46 carreras, se robó seis bases, obtuvo 25 boletos y se ponchó en 70 ocasiones.

Sin embargo, al igual que con la mayoría de los receptores, los conjuntos esperan gran productividad desde ambos lados del juego y Moreno ha brindado exactamente eso. De acuerdo a Baseball Reference, el WAR defensivo del criollo (3.0) lidera a todos los jugadores de la gran carpa. Y junto con su excelso guante, el talentoso careta también viene equipado con un brazo envidiable, que lo ha ayudado a comandar a todos los defensores de su posición en el máximo escenario en retirados en intento de robo.

Pero más allá de sus bien conocidas habilidades detrás del plato, el trabajo de Moreno en el cajón de bateo tiene que ser sumamente satisfactorio para los Cascabeles. Desde el día inaugural de la zafra hasta el momento en el que fue inscrito en la lista de marginados el 23 de julio, el venezolano sacudió para .270/.316/.360, con 17 anotadas, 60 hits, 11 dobles, tres bambinazos, 28 fletadas, 16 pasaportes y 54 recetas. De por sí, una muy buena temporada para un jugador joven en el proceso de adaptación a un nuevo equipo, cuerpo de lanzadores y liga.

Subió otro escalón:

No obstante, tras regresar de su lesión en el hombro izquierdo el 13 de agosto, Moreno ha sido todavía mejor para Arizona. En sus primeros 29 cotejos desde ese momento, el paleador ha ligado para .344/.404/.559, con 14 anotadas, 32 imparables, seis conexiones de dos bases, una de tres, cuatro jonrones, 18 empujadas, nueve boletos y 16 ponches, además de dos almohadillas estafadas.

El criollo ha proporcionado una gran ofensiva en la parte final de la alineación, lo que a su vez le ha permitido al combinado profundizar la misma y anotar más carreras.

Durante la fase inicial del campeonato, Moreno disputó 74 desafíos y los Cascabeles marcaron un balance de 39-35 en ese lapso. Y en general, cuando el careta estuvo activo en el roster, la novena cosechó un récord de 54-45. Sin embargo, cuando ingresó en la lista de lastimados, el equipo se fue de 4-14.

Al momento de su retorno, Arizona tenía un récord de 58-59 y estaba a tres juegos de distancia del último cupo comodín del viejo circuito. Pero con Moreno de vuelta en la ecuación, los Cascabeles se han ido de 19-10 en sus siguientes 29 choques y están de regreso en los puestos clasificatorios.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Share This Article