3 claves en la mejoría de Jesús Luzardo: próximo As de Venezuela

sellodeportivo
sellodeportivo
USA TODAY Sports
5
(1)

Con cada apertura, Jesús Luzardo confirma que es un pitcher completamente distinto al de 2021. Dejó de ser ese lanzador que trataba de engañar a los rivales y ahora es un brazo de poder que trata de hacer deslucir a los contrarios con su fuerza. Es un cambio que buscó, aceptó y ahora está dispuesto a sacarle el máximo provecho.

Curiosamente, con tan solo el ojo humano será complicado identificar esa transformación. Después de todo, su mecánica es exactamente igual y su repertorio no tuvo alguna modificación. Lo que sí tuvo ajustes fueron los patrones y su físico, que ahora son capaces de engañar a los mismos bateadores que le hicieron daño en 2021.

«Hace dos años, a veces, sentía que ni siquiera era competitivo. Pero, ahora, incluso al principio, tuvimos una gira que no salimos victoriosos, pero batallamos. Juegos de pelota de una carrera, y estamos jugando béisbol como debemos jugar. Creo que, como equipo, no solo como cuerpo técnico, estamos muy emocionados”.

Pero hay mucho más que sensaciones e intensidad. Luzardo se convirtió en una pieza de la rotación de los Marlins luego de meses de preparación físico e identificar cómo podía ser dominante con sus pitcheos. Es lo que demuestran las estadísticas, tan objetivas y honestas.

 “Siento que el año pasado, el juego podría haberse salido de control para mí en algún momento. Cuando tenía corredores en primera y tercera sin outs, el año pasado habría dado base por bolas o cedido un hit. Hoy siento que no hay presión, no hay pánico”, aseguró.

Jesús Luzardo depuró su repertorio

Nada le funcionó a Jesús Luzardo durante sus primeros juegos con los Marlins. En esos 95.1 episodios que lanzó entre los Marlins y los Atléticos en 2021, el venezolano otorgó 48 pasaportes y 20 jonrones, una combinación generalmente tumultuosa para un lanzador. Al menos durante la campaña pasada no mostró recursos para lidiar con esos números.

De acuerdo a Statcast, Luzardo retó a los bateadores con una repartición equitativa de sus envíos. Entre la recta (25.1%), curva (28.6%), sinker (26%) y el cambio (20.4%), no había un pitcheo que sobresaliera. Durante el receso de zafra entendió que debía cambiar cosas y, tras fortalecer su cuerpo, depuró su repertorio.

Para 2023, son notorios los cambios. Ahora el 44.9% de los pitcheos de Jesús Luzardo son recta. Está claro que su repertorio está basado en ese envío y desde ese punto empieza a trabajar a los contrincantes. Luego viene su slider (29.5%), posteriormente el cambio de velocidad (21%) y de último el sinker (4.2%).

Y, si ya definió cuál es su mejor arma, los rivales empezaron a fallar constantemente. Luzardo genera swings fallidos el 52.1% cuando utiliza el envío quebrado, la decimoprimera mejor marca en todas las Grandes Ligas.

Asimismo, el resto de sus estadísticas mejoraron. Mientras que en 2021 promedió 9.1 ponches cada nueve innings, pasó a 10.8 las últimas dos zafras, una confirmación de que su crecimiento fue sostenido y no producto de la fortuna.

Velocidad, divino tesoro

Por más que pasen horas analizando el comando y la precisión de los lanzamientos de Jesús Luzardo, quizás la principal clave del venezolano es el aumento de la potencia en su recta. Dejó de ser un envío promedio a ser un arma imponente, capacitada para superar hasta el swing más rápido de las Grandes Ligas.

De acuerdo a la periodista Christina De Nicola de MLB.com, Jesús Luzardo realizó un programa de ejercicios especial en temporada baja que le ayudaron a ganar masa muscular. Quizás no sea tan notoria al ojo humano, pero sí con la potencia de su recta.

chart
3 claves en la mejoría de Jesús Luzardo: próximo As de Venezuela 4

El gráfico muestra cómo la velocidad en la recta de cuatro costuras del zurdo aumenta constantemente desde 2020. Pasó de promediar 95.7 millas por hora hace dos certámenes a estar en 96.8 actualmente.

Sin miedo al fracaso

Ser uno de los mejores prospectos del beisbol es un arma de doble filo. Aunque a muchos jóvenes les gusta la atención y el seguimiento que trae ser uno de las principales promesas de Major League Baseball (MLB), eso viene acompañado de unas expectativas que pueden hacer mucho daño. Jesús Luzardo es un perfecto ejemplo.

Por mucho tiempo lideró de las listas de los grandes diamantes de los Athletics. Lo vieron como un potencial ganador del Premio Cy Young y un brazo que iba a liderar a una organización a ganar varios campeonatos de las Grandes Ligas. Quizás es una imagen demasiado grande para una mente de 21 años de edad.

Jesús Luzardo
The Associated Press

Luzardo aseguró que en 2021 muchas cosas “salieron de control”. Le costó asumir errores y controlar cuando estaba en problemas durante sus aperturas. Y, cuando los resultados no estaban, dejó de ser el consentido de Oakland y fue enviado a los Marlins en un cambio. Cuando aterrizó en Miami, ya había perdido esa atención que recibió en su adolescencia.

Es por eso que para 2022 se reportó con una mente diferente. Sin la presión que tiene un prospecto élite y solo como un beisbolista que iba a intentar ganarse un puesto importante en un equipo. Además, tras haber realizado un trabajo mental, físico y deportivo exhaustivo que lo dejaron listo para el reto.

“La forma en que terminé las cosas el año pasado, así como todo el trabajo en la temporada baja y luego los resultados en la primavera me dieron el paso correcto hacia adelante”, dijo a MLB.com. “Mi repertorio se sintió muy bien en general, como un todo. Sentí que a medida que avanzaba el juego, me asenté, encontré mis lanzamientos y simplemente me metí en mi ritmo. Es algo en lo que hemos trabajado… no dejar que el juego se salga de control”.

Ahora está seguro de sí en 2023. Claro, la idea es que no tendrá ese descontrol y fragilidad para recibir vuelacercas de los rivales, no obstante, está preparado para todo. Sin importar cómo esté el juego o el atolladero en el que ande inmerso, se mantendrá enfocado para conseguir buenas actuaciones.

 “Siento que el año pasado, el juego podría haberse salido de control para mí en algún momento. Cuando tenía corredores en primera y tercera sin outs, el año pasado habría dado base por bolas o cedido un hit. Hoy siento que no hay presión, no hay pánico”, aseguró.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Share This Article